Buscar

MUNDIARIO

Almagro defiende su actuación contra el régimen de Nicoĺás Maduro

El secretario general asegura que su labor no está centrada atacar al régimen chavista, sino defender los valores demócraticos y hacer ver las injusticias que se comenten en Venezuela. 
Almagro defiende su actuación contra el régimen de Nicoĺás Maduro
Luis Almagro, secretario general de la OEA. / RRSS.
Luis Almagro, secretario general de la OEA. / RRSS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), ha tenido que salir a defender su postura en cuanto a la situación de Venezuela, asegurando que su labor nunca ha sido sacar al régimen de Nicolás Maduro del poder. Almagro aseguró que el objetivo de la OEA ha sido "democratizar" el país caribeño.

El secretario general calificó de "positivos" los objetivos alcanzados considerando la realidad que atraviesa Venezuela. En enero se cumplirá un año desde que Juan Guaidó asumiera como presiente interino del país, y aunque no se ha logrado lo esperado por su Gobierno transitorio, si han impuesto a muchos de sus representantes en varios países del mundo. Entre ellos, está Gustavo Tarre, quien representa al Gobierno de Guidó ante la OEA. 

Según Almagro, su estrategia se ha basado en que el país caribeño siga teniendo representantes democraticos en el mundo para fortalecer su tarea institucional. El político uruguayo busca su segundo mandato frente al organismo el próximo año, y justifica que como representante de la OEA nunca intentó sacar a Maduro del poder, sino fortalezer las instituciones elegidas por el pueblo venezolano, dar visibilidad a las víctimas de violaciones de derechos humanos y buscar soluciones pacificas al conflicto que ha generado una crisis migratoria sin precedentes. 

Almagro asegura que Maduro ha logrado mantenerse en el poder, no porque los venezolanos lo quieran, sino por la presencia de seis pilares que lo sostienen: unos 20.000 cubanos, la financiación ilegal de parte del Ejército de Liberación Nacional, los disidentes de la FARC, los fondos que obtiene de parte de organizaciones terroristas como Hezbolá u otros países como Irán, por carteles de droga y el propio aparato represivo que opera en todo el país. Almagro no incluye en el listado a China, que le ha prestado a Venezuela hasta 62.000 millones de dólares en la última década. 

Sobre por qué no incluye en el listado a China y Rusia, otro conocido aliado del régimen, Almagro defiende que estos dos países siempre está abiertos a negociar para buscar una solución rápida y que no les afecte.

El secretario general también fue cuestionado por la labor del organismo durante la reciente crisis en Bolivia. Fue el primer informe de la OEA el que recomendó a Evo Morales repetir las elecciones por falta de trasparencia, y luego, un segundo informe determinó la existencia de un fraude electoral. Pero cuando Morales dejó el poder, luego de las declaraciones del jefe del Ejército, Williams Kaliman, el organismo no se pronunció inmediatamente a pesar de que países como México y Uruguay tacharon lo ocurrido como un golpe de Estado. 

Más tarde el organismo lanzó un comunicado donde aseguró que Morales no sufrió un golpe de Estado, ya que él decidió renunciar y apoyó la transición demócratica en ese país así como la celebración de unas próximas elecciones lo antes posible. Almagro revela que en todo momento estuvo al tanto de lo que pasaba en Bolivia y asegura que Morales en todo momento estuvo en contacto con Kaliman, quien nunca estuvo dispuesto a sacar al Ejército a las calles y tachó lo sucedido como un "drespropósito inconstitucional". Para el secretario general, Morales basó su decisión de renunciar en las recomendaciones que recibió de parte de su jefe de Gabinete y equipo más cercano. "Su renuncia era lo único posible", dijo Almagro, que también deja caer la bomba asegurando  que "eso ya estaba cinco días antes", es decir, hace casi una semana ya Morales estaba planeando renunciar.