Buscar

Los albores del Brexit: Reino Unido invoca el artículo 50 para dejar la UE

El gobierno británico ha presentado formalmente los papeles del divorcio en la Unión Europea, señalando el comienzo del final de una relación que ha durado 44 años.

Los albores del Brexit: Reino Unido invoca el artículo 50 para dejar la UE
Theresa May. / gov.uk
Theresa May. / gov.uk

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

La Primera Ministra británica, Theresa May, ha confirmado que el Reino Unido invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa, iniciando un proceso legal que debe terminar dentro de dos años con la salida de Gran Bretaña de la UE.

"Este es un momento histórico para el que no puede haber vuelta atrás. El proceso del Artículo 50 ya está en marcha, y de acuerdo con el pueblo británico, el Reino Unido está saliendo de la Unión Europea", dijo May a la Cámara de los Comunes en Londres. Unos minutos antes, en Bruselas, el Representante Permanente británico ante la UE, Sir Tim Barrow, entregó una carta formal que consta de seis páginas a Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo, en Bruselas.

Barrow llegó a la sede del Consejo Europeo el miércoles por la mañana. Salió de un Jaguar negro con un maletín que contenía la carta firmada por May en Downing Street el martes por la noche. Su ruta había sido mantenida en secreto en un esfuerzo por evitar cualquier intento de interceptar la carta. Este inicio oficial del proceso de Brexit llega nueve meses después de que el Reino Unido votara en un referéndum muy disputado que expuso profundas divisiones en todo el país.

El secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, uno de los principales protagonistas de la campaña del referéndum, expresó su satisfacción por el resultado. "Es un gran día", dijo al salir de una reunión del Gabinete en Downing Street.

El camino no será sencillo 

La separación será sin lugar a dudas amarga, y los líderes de la UE están comenzando a preocuparse por lo que pueda pasar. Para ellos es necesario dar con la forma para disuadir a otros países que podrían estar reflexionando sobre un referéndum propio. Después de recibir la carta, Tusk dio una nota sombría. "No hay ninguna razón para pretender que este es un día feliz, ni en Bruselas ni en Londres. Después de todo, la mayoría de los europeos, incluyendo a casi la mitad de los votantes británicos, deseaban que nos quedáramos juntos, No voy a fingir que estoy feliz hoy", concluyó Tusk.

Aunque añadió que Brexit había hecho que las otras 27 naciones de la UE estuvieran más decididas y unidas. Además de amargo el camino no será sencillo, puesto que la UE es el mayor socio comercial del Reino Unido, y los expertos han advertido que no será probable lograr un acuerdo comercial global en dos años. Si bien las dos partes podrían no obstante, continuar las conversaciones comerciales más allá de este período.

Incluso si no se acuerdan algunos términos del divorcio, el Reino Unido quedaría fuera del sindicato el 29 de marzo de 2019. Pueden separarse antes si ambas partes están de acuerdo. Además de dirigir y encabezar las negociaciones con la UE, May también debe lidiar con las consecuencias de Brexit en su país.

El parlamento escocés votó el martes para buscar otro referéndum de independencia, después de que Escocia votara abrumadoramente a favor de permanecer dentro de la Unión. "Hoy la Primera Ministra llevará a todo el Reino Unido sobre un acantilado sin idea del lugar de desembarque", ha dicho la premier de Escocia, Nicola Sturgeon, el miércoles.

El gobierno del Reino Unido también ha dicho que tendrá que considerar a regañadientes la reintroducción de la regla directa en Irlanda del Norte, si las conversaciones sobre la restauración de un nuevo ejecutivo de poder compartido fracasan. La conclusión más obvia es que a pesar del inicio del proceso, el pueblo británico sigue profundamente dividido en lo que al Brexit se refiere.