Buscar

Albert hace necesario a Alberto

Ciertos medios hablan de Rivera como si fuera Kennedy, y a día de hoy no lo es. Si Rajoy se aferra al sillón puede ser que Rivera siga subiendo pero si le da paso a Feijóo está por ver que Rivera demuestre tener más talla política el que líder gallego.

Albert hace necesario a Alberto
Alberto Núñez Feijóo.
Alberto Núñez Feijóo.

Firma

José Luis Gómez

José Luis Gómez

Fundador y editor de MUNDIARIO, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro Cómo salir de esta. Coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia. Twitter: @J_L_Gomez

Medios influyentes de Madrid y Barcelona, pero también del exterior –alguno de la City londinense–, están empeñados en poner en valor a Albert Rivera, que a este paso será presentado como un estadista incluso antes de sentarse en la Moncloa, lo cual parece un poco exagerado, pero bueno, el papel puede a veces con eso y con mucho más.

La Vanguardia de Barcelona dice que el líder de Ciudadanos recaba elogios internacionales mientras debe decidir si se lanza definitivamente a por el espacio del Partido Popular. Y el diario madrileño El País, yendo mucho más allá del CIS, ya ve a Ciudadanos como la primera fuerza política de España, tras atribuirle una subida superior a 15 puntos, que se dice pronto; máxime cuando en 2016 tuvo solo 13 puntos de cuota electoral. 

De ser ciertas estas cábalas electorales, la derecha española tendría ahora más del 50% de los votos –4 puntos más que en 2016– y en las próximas elecciones bajarían todos los grandes partidos, salvo Ciudadanos, que a día de hoy es el más pequeño de todos ellos.

El futuro es lo único que no está escrito y, por tanto, todo es posible, pero no por ello es imprescindible exagerar: Rivera tampoco es Kennedy. Es más, puestos a elucubrar, nada será así si Mariano Rajoy se va y emerge Alberto Núñez Feijóo, un líder con más peso político que Albert Rivera y no peor imagen.

Pero si Rajoy se empeña en seguir, también es verdad que el joven político catalán seguirá subiendo como la espuma en la derecha, sin caerle del todo mal a la izquierda moderada. Albert Rivera solo tiene a los nacionalistas periféricos en contra, lo cual tampoco le viene mal, ya que a sus potenciales votantes les gusta esa correlación de posiciones políticas. En resumidas cuentas, que a este paso, Albert hará necesario a Alberto. ¿O no, Mariano? @J_L_Gomez