Aislar al Gobierno de Nicolás Maduro se ha convertido en la finalidad del Grupo de Lima

Cancilleres latinoaméricanos. RR SS.
Cancilleres latinoamericanos. / RR SS.

10 países latinoamericanos han anunciado medidas para tratar de aislar al régimen de Venezuela luego de que alertaran de la movilización militar del Ejército venezolano en la frontera.

Aislar al Gobierno de Nicolás Maduro se ha convertido en la finalidad del Grupo de Lima

Hace un año nació el Grupo de Lima, compuesto por 10 países de Latinoamérica que se reunieron en Perú con el objetivo de solucionar la crisis política y social que envuelve a Venezuela. Desde el principio alegaron que su único objetivo era intentar reestablecer el orden de en el país caribeño, y por lo tanto, de la región que se ha visto inundada por la migración masiva de venezolanos hastiados de las políticas del régimen de Nicolás Maduro. Ahora, los Gobiernos que conforman el bloque unido han decidido ejercer más presión para aislar al Gobierno venezolano como respuesta al incremento de despliegue miliar que se ha visto en la frontera entre Colombia y Venezuela.

El Grupo de Lima anunció “medidas a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático”. Los 10 Gobiernos de América Latina emiten la declaración conjunta para intentar llevar a la deriva al régimen cuyo repudió general creció en las últimas semanas luego de las pasadas elecciones del 20 de mayo que arrojaron un resultado que no ha sido reconocido por varios países de América y Europa.

En el comunicado, las naciones denuncian “la ruptura del orden constitucional y del Estado de derecho en la República Bolivariana de Venezuela, reflejada en la pérdida de instituciones democráticas y la falta de garantías y libertades políticas para todos los ciudadanos”. Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú firman la declaración que posiciona a prácticamente toda la región suramericana contra los mandatos de Nicolás Maduro. Estas nuevas medidas que tomarán los países aliados se sumarán a la destruida economía venezolana cuya hiperinflación dispara los precios un 1.800.000% en tan solo dos años, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las naciones “expresan su profunda preocupación por informaciones recientes sobre movilización de armamento y aviones de combate por parte de Venezuela a la frontera con Colombia”, ya que consideran que dicha decisión “se contradice con el espíritu de la proclama sobre América Latina como zona de paz aprobada en 2014 por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños”.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela han caído en su punto más frío en los últimos meses gracias a la posición que tomó el Gobierno de Juan Manuel Santos luego de la emergencia migratoria sin precedentes que ha tocado el suelo colombiano. Además, con la victoria de Iván Duque, este aseveró que tomaría medidas más fuertes contra el Ejecutivo chavista, además de apoyar la denuncia presentada por la OEA ante la Corte Penal Internacional sobre el caso de Venezuela.

Como es habitual, Nicolás Maduro aprovechó un acto la semana pasada para culpar a enemigos (invisibles) del exterior por la crisis venezolana. “El imperialismo norteamericano está preparando provocaciones en la frontera y más allá, para llevar a Colombia y a Venezuela a un estado de confrontación armada. Lo he dicho en varias oportunidades y lo reitero”, afirmó el mandatario refiriéndose a EE UU. Maduro fue recientemente reelecto presidente en unas elecciones que no contaron con el aval internacional. Para le Grupo de Lima, estas elecciones resultan ilegitimas por “no cumplir con los estándares internacionales, no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos y haberse desarrollado sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”.

El documento también se refiere a la violación de derechos humanos contra la sociedad civil y presos políticos alegando que sienten una “profunda consternación y alarma por las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela, denunciadas en los informes y comunicados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y registradas en el reciente Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”. Dicha represión ya fue alertada por la ONU, que incluso pidió a la Corte Penal Internacional “mayor implicación” para tratar estos crímenes. La declaración también se refiere a la violencia de parte de las fuerzas de seguridad, las detenciones, torturas y la impunidad de dichos crímenes.

Una vez más, el Grupo de Lima “hacen un llamado a la instalación de un verdadero diálogo nacional en el que participen todos los actores políticos venezolanos para acordar la celebración de un nuevo proceso electoral que cuente con las garantías democráticas de justicia, libertad y transparencia” y piden que el Ejecutivo de Maduro “permita el establecimiento de un canal humanitario que facilite brindar la atención inmediata que requieren los venezolanos que siguen atravesando la frontera en estados precarios de salud y desnutrición”. @mundiario

Aislar al Gobierno de Nicolás Maduro se ha convertido en la finalidad del Grupo de Lima
Comentarios