Buscar

MUNDIARIO

ERC se resiste a pactar con el PSOE pero ya firmaron un comunicado conjunto

Ambos partidos tienen la voluntad de negociar pero sus exigencias no terminan de empatar y todo esto podría demorar el plan inicial del PSOE: una investidura en diciembre.
ERC se resiste a pactar con el PSOE pero ya firmaron un comunicado conjunto
Representantes de ERC (izq.) y el PSOE (der.). / Twitter
Representantes de ERC (izq.) y el PSOE (der.). / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

No se ha llegado a ningún acuerdo sobre una potencial fecha, pero cuando menos los contactos entre el PSOE y ERC van bien encaminados. Así ha quedado demostrado en la segunda reunión bilateral que se celebró este martes, en la cual los socialistas han retierado sus planes de tenerlo todo listo para la semana del 16 de diciembre, pero los catalanes creen que, como mucho, la pueden tener lista para enero. Como sea, lo cierto es que todavía hay temas pendientes de negociación. El siguiente cónclave está agendado para el 10 de diciembre en Madrid, tentativamente.

Los republicanos quieren llevar el proyecto a Barcelona tarde o temprano. Esta vez, en un comunicado emitido por ambas agrupaciones, no se hace ninguna alusión a la postura de los independentistas. El jueves pasado sí habían dejado claro que su voto, entonces, era no y no. Dentro del partido se explica que la postura sigue siendo la misma, explica El País citando a sus fuentes.

"En este segundo encuentro PSOE y ERC se han reafirmado en que hay un conflicto político y que debemos resolverlo políticamente. Y en este sentido hemos avanzado en la reflexión para activar la vía política buscando los instrumentos necesarios para su encauzamiento. También en este segundo encuentro hemos avanzado en temas concretos en los que se ha podido constatar que mantenemos una sensibilidad social compartida en lo que respecta a la recuperación de derechos civiles, laborales y sociales. Las delegaciones han acordado reunirse el martes 10 de diciembre", reza el comunicado bilateral. Los séquitos de uno y otro dan a conocer que todo va por buen camino, pero no lo suficiente para vaticinar fechas para el desenlace.

En la reunión perenne de la dirigencia socialista ya se planteó que cada vez es más probable que todo desemboque en enero. El ambiente en la ejecutiva fue tranquilo y no se dejó ver ningún miedo u obstáculo de que algo fuera a fallar. Como sea, según el mismo medio ya citado, lo cierto es que ya se ha, como mínimo, descartado la serie de plazos que el Gobierno y Unidas Podemos habían fijado para que la investidura fuera el 16 de diciembre. Como sea, ERC no tiene prisa por llegar a ninguna parte y hasta espera tener tiempo suficiente para trasladar las negociaciones a Barcelona. Si fuerzan esto, la investidura podría llegar hasta enero.

La reunión de la semana pasada, de algo más de dos horas de duración igual que la de este martes, dejó evidente que ambos partidos tienen cuando menos la voluntad de negociar. Como sea, el desenlace no se vislumbra cercano todavía. La minuta de la agenda indicaba que se debían abordar temas más concretos, especialmente el formato de esa mesa de partidos y del diálogo entre los Gobiernos central y catalán.

El Gobierno empieza a hacerse a la idea de que sus interlocutores catalanes necesitarán más tiempo del previsto para ser convencidos de pasar del no a la abstención. En Ferraz se sabe bastante bien que el hecho de que todo esto se desarrollará en diciembre hacía que todo empezara con una piedra en el zapato. Para el día 16 de este mes se conocerá el resultado de la euroorden de captura contra Carles Puigdemont y para el 18 se esperan protestas en Cataluña aprovechando la disputa del clásico del fútbol español, que se celebrará en el Camp Nou ese día. Por si fuera poco, el 19 se conocerá la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el caso sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, líder precisamente de ERC.

Todo esto se acumula para que el proyecto de tener la investidura antes de Navidad se vislumbre como una quimera, pero el PSOE se niega a renunciar a su plan inicial, planteando que dejar que el tiempo pase haría explotar una olla de presión entre la ciudadanía y forzaría terceras elecciones, en las que repetir el eje de Gobierno PSOE-Unidas Podemos sería casi imposible. @mundiario