Actividad comercial y gestión política deben ir de la mano a la hora de gobernar

Comitiva gallega, encabezada por Feijóo, en Francia.
Comitiva gallega, encabezada por Feijóo, en Francia.

Cuando la competencia es feroz y las distancias no existen se agradece que los gobernantes peleen por lo nuestro y la Xunta de Galicia y Citroën han sido un ejemplo.

Actividad comercial y gestión política deben ir de la mano a la hora de gobernar

Cuando la competencia es feroz y las distancias no existen se agradece que los gobernantes peleen por lo nuestro y la Xunta de Galicia y Citroën han sido un ejemplo.

Leía hace poco tiempo un artículo muy crítico con la labor comercial de los políticos. En él se decía que no valía para nada, que el político a gestionar y punto. Y yo me pregunto si hoy en día existe una buena gestión sin una buena labor comercial y creo que no, creo que ha llegado el momento de equiparar la buena gestión de las administraciones a la de las empresas privadas, no por obtener una buena cuenta de resultados para el peto, pero sí una buena cuenta de resultados para los administrados, para la sociedad, para el país.

Hace tiempo que me rondaba por la cabeza el escribir sobre este tema y a punto he estado de hacerlo en varias ocasiones sin éxito hasta que hoy me he topado con un ejemplo muy ilustrativo, que además me ha tocado el corazón y ma ha hecho ponerme manos a la obra. Acaba de llegar de París una noticia muy importante para Vigo y muy importante para Galicia y ya saben que a una servidora lo de la morriña le puede, por lo tanto motivo más que suficiente para ponerse a escribir.

La dirección de PSA Peugeot-Citroën acaba de anunciar que los nuevos vehículos K9 se van a fabricar en Vigo y eso garantiza la continuidad de la cadena productiva. Por lo tanto teniendo en cuenta que el sector de la automoción da sustento en Galicia a 19.000 familias y supone un 14% del PIB gallego, esa es una magnífica noticia pues toca directamente a muchas familias con las que por esta esquina de Europa convivimos casi a diario. Y es aquí donde quiero hablar de la citada labor comercial del político, la labor comercial bien entendida y el papel de embajador que un gobernante debe ejercer sobre su tierra. En este caso hemos comprobado la implicación directa del Presidente de la Xunta de Galicia, que en cooperación con el clúster de la automoción ha apostado por la innovación a través del CTAG y ha decidido salir a venderla, sí vender todo este trabajo fuera de Galicia y fuera de España, ratificar la magnífica cualificación de los trabajadores y avalar la reputación tan merecida de la fábrica que Citroen tiene en Vigo, que siempre ha destacado por el buen hacer desde todos los puntos de vista.

Por ello me gustaría archivar esta actuación en el apartado de las acciones acertadas de un político e invitarles a reflexionar porque solo desde la reflexión y la sensatez sabremos valorar la gestión política y reconocerla. En el momento en el que todos comprobemos que la unión, la lealtad institucional, el apoyo a lo nuestro y la defensa de lo que nos beneficia es prioritario en un gobernante estaremos en el buen camino. Para mí este es un buen ejemplo.

Que somos buenos, altos y guapos ya lo sabemos, lo que necesitamos es que lo sepan los de fuera y si todos apostamos por crecer, si dejamos las consignas en casa y vamos con la bandera del esfuerzo y del buen hacer, las cosas salen bien. Para ello se necesita valor, voluntad y compromiso, importantes cualidades que han quedado patentes en la actividad del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo que a pesar de la falta de apoyo por parte la oposición y el insulto permanente de otros políticos, ha sabido anteponer su responsabilidad y conseguir un balón de oxígeno para la industria gallega.

 

Actividad comercial y gestión política deben ir de la mano a la hora de gobernar
Comentarios