¿Puede facilitar el PSOE la gobernación y al mismo tiempo condicionarla seriamente?

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. / Twitter.
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. / Twitter.

Continuar siendo un mero testigo de la política popular no le está beneficiando en las encuestas. Acuerdos puntuales del PSOE con Ciudadanos o con Podemos tienen escaso recorrido. Una alternativa de gobierno se construye con propuestas, también con acuerdos.

¿Puede facilitar el PSOE la gobernación y al mismo tiempo condicionarla seriamente?

Tras cuatro meses y medio de negociaciones, conservadores y socialdemócratas alemanes formarán Gobierno de coalición, pendiente únicamente de una consulta interna del SPD a sus afiliados. La consulta únicamente medirá el grado de descontento de su ala izquierda, capitaneada por los jóvenes. Si éstos triunfasen, el terremoto político resultante alteraría profundamente la situación política de todo el país.

Como suele ocurrir en estos casos, el acuerdo no satisface plenamente a ninguno de los socios. Para Angela Merkel es insatisfactorio pues ha hecho concesiones muy importantes y siente la presión de su propio socio, la CSU. Por otra parte constata el crecimiento de una derecha radical representada por la AfD, que cuenta ya con 94 escaños. Para Martin Schulz, es la evidencia de su propio fracaso como candidato y la necesidad de repetir una coalición que ha salido muy cara para los socialdemócratas. El problema es que la alternativa podría ser peor. Un escenario a la española, gobierno débil e inestable y alternativa imposible, es inviable en Alemania. La repetición de elecciones podría transformar a la derecha radical en eje de gobierno, algo impensable.

La socialdemocracia española, históricamente muy ligada al SPD, no parece haber tomado nota. Tras catorce meses de legislatura plana, con el Gobierno bloqueado en las Cortes ante la falta de mayoría y una fluctuación electoral considerable a tenor de las encuestas, sin olvidar la convulsión provocada por la situación política catalana, el PSOE, como los demás partidos, parecen mirar para otro lado. Un ejercicio irresponsable, no solo con su país, sino con sus intereses inmediatos, pues Ciudadanos estaría entrando en su electorado, según el reciente informe del CIS. Informe que, por otra parte, expresa con claridad que el único cambio de gobierno posible a día de hoy, sería en el seno de la derecha, mediante la inversión de posiciones entre PP y Ciudadanos.  La estrategia de este último partido, de abierta confrontación con los populares, indica que han asumido esta tendencia y quieren acelerarla.

El PSOE tiene poco que ganar en este momento. Continuar siendo un mero testigo de la política popular no le está beneficiando en las encuestas. Acuerdos puntuales con Ciudadanos o con Podemos tienen escaso recorrido. Sin necesidad de llegar a una Gran Coalición como en Alemania, de imposible digestión por estos pagos, sí podría facilitar la gobernación y al mismo tiempo condicionarla seriamente, mediante la aprobación de los Presupuestos y el desbloqueo de parte del paquete legislativo, unas 40 leyes. Además podría abordar seriamente los dos acuerdos más importantes: la sostenibilidad de las pensiones y el pacto educativo. La situación actual deja en manos del PNV y de Ciudadanos el Presupuesto y aplaza indefinidamente los demás asuntos. Los nacionalistas vascos han tomado buena nota y están comenzando a plantear posiciones maximalistas en público mientras aguardan el momento de lograr concesiones en privado.

No es la ley electoral el problema principal como pretenden escenificar algunos partidos, sino la gobernación

No es la ley electoral el problema principal como pretenden escenificar algunos partidos, sino la gobernación. La incipiente recuperación económica permite abordar con más recursos las políticas que han sufrido recortes o la puesta en marcha de nuevas iniciativas, abriendo un espacio político que puede ser aprovechado para desmarcarse de la izquierda podemita, estéril y del neoliberalismo aznarista del partido naranja. El PP necesita desbloquear una situación que lo está desgastando con rapidez. Sería inteligente hacer de la necesidad virtud e introducir una agenda distinta.

No es bueno fiar el liderazgo a las encuestas. Menos aún a los mensajes de 140 caracteres. Una alternativa de gobierno se construye con propuestas, también con acuerdos. Ciudadanos adolece de todo ello por muchos apoyos mediáticos que esté logrando. El PSOE es el único grupo capaz de hacerlo con solvencia y también con la prudencia necesaria para no hipotecar sus expectativas sino para reforzarlas. @mundiario

¿Puede facilitar el PSOE la gobernación y al mismo tiempo condicionarla seriamente?
Comentarios