Los 6 momentos más tensos que nos ha dejado la investidura de Isabel Díaz Ayuso

Serigne Mbaye, diputado de Podemos, recibe el apoyo del bloque de izquierda. Twitter @Serigne_Mbaye_
Serigne Mbaye, diputado de Podemos, recibe el apoyo del bloque de izquierda en la Asamblea de Madrid. / Twitter @Serigne_Mbaye_
La  dirigente del PP inicia su segundo mandato en la Comunidad de Madrid con el apoyo de Vox y en un Pleno que ha tenido una única protagonista: Rocío Monasterio. 
Los 6 momentos más tensos que nos ha dejado la investidura de Isabel Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso ha sido investida presidenta de la Comunidad de Madrid con 77 votos a favor, 57 en contra y ninguna abstención. La  dirigente del PP ha iniciado su segundo mandato con el apoyo de Vox, en una segunda jornada de debate en la Asamblea de Madrid que ha tenido una única protagonista: Rocío Monasterio. 

La portavoz de la formación de ultraderecha ha dinamitado la jornada con un discurso extremista, cargado de exigencias que se traducen en un contundente recordatorio a la nueva presidenta madrileña: los 65 diputados no son suficientes… todo, todo, depende de Vox.

Estos son los 5 momentos más tensos que nos ha dejado la investidura de Isabel Díaz Ayuso:

1) Los 20 minutos más extremistas de Rocío Monasterio   

La líder regional de Vox ha dejado claro a su socio de investidura que tendrá que pagar un alto precio a cambio del apoyo del partido (el único dispuesto a apoyar al PP): espera consolidar los objetivos que viene peleando desde hace tiempo. En ese sentido, Monasterio ha pedido a Ayuso derogar la ley contra la violencia de género, los derechos LGTBI vigentes, terminar con la inmigración ilegal y cerrar Telemadrid.

“En España no hay problema racial ninguno. Deroguen las leyes de violencia de género. ¿Saben una cosa? Cuando los maltratadores y violadores se enteren de las leyes que tenemos aquí, se van a declarar mujeres”, subrayó.

2) El ataque directo a Serigne Mbayé

En su discurso, Monasterio también ha hecho saltar la chispa al interpelar directamente al diputado de Podemos, Serigne Mbayé, de origen senegalés y con nacionalidad española, y que fue portavoz del Sindicato de Manteros en Madrid. 

“Podemos quiere hacer de la foto de Mbayé un símbolo, es un símbolo de su abandono de la clase trabajadora”, ha dicho. "Porque el problema con el señor Mbayé no es que sea blanco o negro, alto o bajo, sino que es una persona que entró en nuestro país de forma ilegal saltándose la cola de entrada a muchos inmigrantes legales que estaban esperando y que habían cumplido con todos los requisitos", ha añadido Monasterio, mientras los diputados podemitas se revolvían en sus asientos.

 

3) El rifirrafe entre Vox y Podemos 

La tensa situación enfureció a la oposición, que ha tildado el discurso de la portavoz ultraconservadora como "el más racista de la historia de la Cámara regional". Mientras terminaba su discurso, se escucharon voces de protestas en el hemiciclo y la presidenta de la Asamblea, María Eugenia Carballedo, tuvo que intervenir haciendo hasta tres llamadas al orden.

La intervención dejó atónitos a todos en la Cámara, incluidos los diputados del PP, aunque no se escucharon más voces que las de la oposición. 

4) Mbayé, Monasterio y la presidenta de la Asamblea

Serigne Mbaye pidió el turno para intervenir y exigió a Rocío Monasterio que retirase sus “palabras racistas”. “Esto no está permitido. La señora Monasterio me ha atacado. Soy español, como ella, le pido que retire esas palabras racistas. El racismo no cabe en esta Cámara ni en España”.

La presidenta preguntó a Monasterio:

―¿Retira las palabras?

Por supuesto que no. Él entró de manera ilegal, aunque sea español. No retiro.

No puedo retirar la palabra, pero sí le invitaría a que lo hiciera―, insistió la presidenta.

― Señora presidenta de la Asamblea, ¿me puede detallar qué palabras quiere que retire? No sé.

― Las alusiones directas. ¿Lo retira o no? Usted insiste en el no. Es evidente que no quiere retirar ninguna de las afirmaciones. Lo respeto, pero no puedo retirarlas. Vamos a continuar con la sesión.

Serigne Mbayé terminó la intervención levantando el brazo izquierdo y cerrando el puño.  Vox exigió una intervención más, pero Carballedo se ha negado. 

 

5) La expulsión de la diputada Vanessa Lillo

La sesión volvía a tensarse después, cuando la presidenta de la Asamblea decidió expulsar (como avala el reglamento tras una tercera amonestación) a la diputada de Unidas Podemos (UP), Vanessa Lillo, por protestar a viva voz contra los comentarios de Monasterio. "Tiene que abandonar el edificio", ha dicho, antes de que Lillo dejase la sala. "Señorías, no voy a consentir retos a esta Presidencia de la Cámara", añadió.

 

6) Lo oposición reclama, Ayuso defiende a su socio 

El PSOE y Más Madrid no tardaron en denunciar el discurso “de odio” de Rocío Monasterio. Hana Jalloul, la portavoz socialista, inició su intervención mostrando su a Mbayé: “Las personas no son ilegales. En todo caso están en una ilegalidad administrativa. Señora Ayuso, aquí y ahora se termina la mascarada. Tendrá los votos necesarios con el apoyo de la ultraderecha”.

Mónica García, líder de Más Madrid, fue más tajante: “Nuestro más firme apoyo a Mbayé. Ningún discurso de odio nos va a hacernos mover ni un ápice de nuestras convicciones”. Isabel Díaz Ayuso, entre tanto, ha ido por el camino seguro: defender a su socio. “Quienes son realmente radicales”, dijo, “son los partidos de la izquierda. No hay nada más que ver el trato que le han dado señora Monasterio. Me ha abochornado que traten a su partido de esa manera”.

 

La presidenta madrileña ha cerrado la segunda jornada de debate en la Asamblea de Madrid desgranado la estructura de su nuevo Gobierno: seis hombres y tres mujeres para las nueve consejerías. @mundiario

Los 6 momentos más tensos que nos ha dejado la investidura de Isabel Díaz Ayuso
Comentarios