Al menos 39 muertos y decenas de heridos en Estambul en un atentado en una discoteca

La zona del nuevo atentado en Turquía. / Twitter
La zona del nuevo atentado en Turquía. / Twitter

Una persona disfrazada de Papá Noel, que logró huir, abrió fuego dentro de la discoteca Reina de Estambul, a orillas del Bósforo, la madrugada de este domingo. Más de 17.000 policías vigilaban las calles de la segunda ciudad de Turquía.

Al menos 39 muertos y decenas de heridos en Estambul en un atentado en una discoteca

Un individuo disfrazado de Papá Noel desató un tiroteo en la discoteca Reina en Estambul en las primeras horas del domingo. El atentado cobró la vida de al menos 39 personas, según información proporcionada a la televisión local por Vasip Sahin, gobernador de Estambul. Sahin también aclaró que cuando menos 40 personas resultaron heridas tras los balazos, que iniciaron a eso de la 1:30 de la mañana, hora en Turquía. La policía y las ambulancias atendieron a las víctimas en el lugar de los hechos. Estambul se encontraba en estado de máxima alerta por posibles atentados terroristas. Más de17.000 agentes de policía cuidaban las calles de la segunda ciudad más importante del país.

Sahin agregó que uno de los atacantes disparó también contra un policía y un civil antes de entrar al club. No se sabe cuántas personas participaron en el atentado. El gobernador dijo a la televisión, no obstante, que podría haber sido trabajo de un único sujeto. Dogam, la agencia de noticias, aclaró que dos individuos "que hablaban árabe", fueron los culpables.

Según las primeras informaciones oficiales, la discoteca tenía unas 500 y 700 personas adentro al momento del atentado. La fiesta de la madrugada era para recibir el año nuevo. Testigos han manifestado que muchos de los que estaban en el club saltaron al río Bósforo, cerca del club, para huir del siniestro. La policía local dispuso de embarcaciones para sacar del agua a aquéllos.

Estambul ha sido uno de los blancos más repetidos recientemente en actos terroristas, ya sea a manos de islamistas radicales o rebeldes kurdos. El 10 de diciembre un doble ataque causó 44 muertes y 150 heridos. En aquella ocasión un coche bomba explotó cerca del estadio de fútbol del Besiktas, localizado en el centro de la ciudad. Días después, un hombre se inmoló frente a un grupo de policías. Recep Tayyip Erdogan, jefe de Gobierno de Turquía, aseguró que los ataques fueron realizados por terroristas. El Ministerio de Interior anunció posteriormente que detuvo a varias personas con nexos con grupos rebeldes kurdos y les responsabilizó de los atentados.

Entre tanto, el mundo recibió 2017 con fuertes dispositivos antiterroristas. En Francia, París restableció los festejos, y Alemania dobló el operativo de seguridad después del reciente atentado de su capital, Berlín.

Al menos 39 muertos y decenas de heridos en Estambul en un atentado en una discoteca
Comentarios