Las 2 sorprendentes cosas que Trump y Obama tienen en común

Donald Trump y Barack Obama. / RRSS
Donald Trump y Barack Obama. / RRSS

Aunque Obama es muy elocuente y Trump más sensacionalista, un análisis de datos de sus discursos también muestra una coincidencia sorprendente.

Las 2 sorprendentes cosas que Trump y Obama tienen en común

Seis meses han pasado desde que Donald Trump se hizo con la Casa Blanca. Su administración sigue siendo muy ineficiente. Su agenda legislativa está frustrada, y ha sido activo en la emisión de órdenes ejecutivas, pero muchas de ellas no llegan a nada, y otras están sólo en las primeras etapas o atascadas en los tribunales.

Hasta ahora, el liderazgo de Trump ha sido definido principalmente por su retórica. Y su retórica pensaría cualquiera, debería ser radicalmente opuesta a la de su antecesor. Barack Obama fue, como presidente, muy elocuente. Su lenguaje era sofisticado. Hablaba en tonos medidos y avanzaba un diálogo razonado y elegante.

Donald Trump es inarticulado y brusco. Su lenguaje es simplista. Demuestra tan poco respeto por los hechos que algunos dicen que es el ejemplo de un "artista de la mentira". Y promueve un diálogo pendenciero. Las diferencias entre los estilos retóricos de Trump y Obama parecen ser evidentes.

Sin embargo, cuando dejamos de lado los estilos de discurso de los presidentes y miramos con más atención las palabras específicas que Trump empleó en sus primeros meses en el cargo, sorprende descubrir que, de cierta manera, estos dos presidentes son notablemente parecidos entre ellos, y con sus antecesores.

Expertos en análisis de discurso de la Universidad de Minnesota transcribieron cada discurso importante de Obama y Trump y lo pasaron a través de un programa de análisis de contenido computarizado especializado, que tiene por nombre Dicción. El programa contiene 33 diccionarios independientes adaptados al discurso político. Busca textos para las palabras contenidas en los diccionarios designados, y luego calcula el número de palabras de cada diccionario que estarían presentes en una típica muestra de 500 palabras.

En dos dimensiones clave, Obama y Trump parecen similares, y están en marcado contraste con todos los demás presidentes:

Yo, yo, y siempre yo

En primer lugar, su retórica es mucho más autorreferencial, lo que significa que utiliza más pronombres en primera persona. La retórica de Obama es 69 por ciento más autorreferencial que la media presidencial, y Trump supera a Obama en otro 20 por ciento. Trump emplea casi un 50 por ciento más de pronombres de primera persona que el segundo presidente más auto-referencial después de Obama, Gerald Ford. La retórica de Trump es dos veces más autorreferencial que el promedio presidencial de la posguerra.

Presidentes muy tenaces

En segundo lugar, tanto Trump como Obama ocupan un lugar muy alto en las medidas de "tenacidad". Este diccionario incluye una serie de palabras como "deber" y "necesidad" que llaman a la acción y que "connotan confianza y totalidad". En este caso la retórica de Trump es solo un poco más tenaz que la de Obama. Son los únicos dos presidentes que exceden sustancialmente la media.

La retórica de Obama y Trump sugiere que el principal impulsor del gobierno no es la separación de poderes, los partidos políticos, o la burocracia, sino la voluntad del presidente. Su auto-referencia constante proyecta una imagen de liderazgo fuerte, y del presidente como eje central de la acción política. Su tenacidad expresa la confianza en que el presidente triunfará sobre los muchos obstáculos en su camino.

A pesar de todas sus diferencias, tanto Obama como Trump se presentaron consistentemente como la solución a los problemas de la nación. ¿Será que sencillamente así es la política?

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política

 

Las 2 sorprendentes cosas que Trump y Obama tienen en común
Comentarios