Los socialistas, difuminados el 18-F, están llamados a buscar soluciones

Carmela Silva, Formoso y Lage en el Comité Nacional del PSdeG. / Redes Sociales PSdeG-PSOE
Carmela Silva, Formoso y Lage en el Comité Nacional del PSdeG. / Redes Sociales PSdeG-PSOE
El PP y el BNG han recibido el premio a la constancia y a su trabajo marcando ambos, claramente, sus diferencias ideológicas y su proyecto de país.
Los socialistas, difuminados el 18-F, están llamados a buscar soluciones

El análisis de las pasadas elecciones al Parlamento de Galicia, por parte del PSdeG requiere quizá algunas matizaciones que pueden tener su importancia, o podría titularse como: “la crónica de una derrota anunciada", el cumplimiento exacto de la ley de Murphy  y de la ley de Peter, es decir, si una situación puede empeorar sin duda lo hará, y alguien o algunos han llegado al nivel máximo de su de su incompetencia.

La primera causa de la derrota es el modelo del partido que solo puede existir cuando hay un hiper liderazgo como es el PSOE, pero no en Galicia, donde el secretario general en todo caso es  un primum  inter pares sin voz propia, y tal vez, sin la vara de mando y más preocupado por sus intereses en la diputación o en su municipio. El modelo en Galicia contiene todos los defectos posibles, entre ellos, una falta de control grande, precisamente por querer controlar demasiado, ahogando cualquier posibilidad de confrontación ideológica, esencial en una democracia, un partido que tiene decenas de miembros en su ejecutiva, lo que paradójicamente conduce a una concentración del poder , y no siempre en  las mejores manos , y un comité nacional dedicado en teoría a controlar al ejecutivo, compuesto por 200 miembros elegidos en el congreso, más los que por territorialidad le puedan corresponder , total que el único beneficio de este sistema lo tiene el dueño o la sociedad que alquila sus locales para la celebración de sus reuniones. 

La segunda razón podría haber sido la división prácticamente por la mitad del grupo parlamentario y una escasa labor y presencia en el Parlamento gallego, donde en ningún caso se han posicionado como alternativa al gobierno de Feijóo primero , o de Rueda después, cometiendo errores de primer nivel, tal como sustituir al portavoz parlamentario de gran capacidad, como es Gonzalo Caballero con criterio político y conocimiento , para poner a alguien que no estaba predestinado, ni tenía las cualidades para ser portavoz.

Igualmente también en este apartado, la marginación y congelación de parlamentarios de primer nivel, que igualmente podían haber dado mayor resultado si no estuvieran coartados y marginados. La consecuencia fue que la cara visible de la oposición ha sido Ana Pontón que de esta forma ha visualizado la alternativa al gobierno del PP, y cuyo resultados avalan esta estrategia política.

El PP y el BNG han recibido el premio a la constancia y a su trabajo marcando ambos, claramente, sus diferencias ideológicas y su proyecto de país. Los socialistas, en cambio, difuminados y prácticamente formando parte de la decoración, con este panorama ¿qué se podía esperar? Lo que el pueblo gallego decidió: ser la tercera fuerza, y cada vez más camino de la marginalidad y de cualquier pérdida de influencia.

En relación al candidato, puede decirse que prácticamente ha sido elegido a dedo y blanqueado en unas posibles primarias que nunca existieron, por el apoyo tanto del partido a nivel nacional, como aquí en Galicia. Ni siquiera tuvo que hacer campaña, ni visitar las agrupaciones, y la lección es que la neutralidad es necesaria en el proceso, y que a mayor control del partido, menor apoyo popular, no se puede ir a las elecciones con un partido dividido, ni con un candidato , que en el anterior proceso de las primarias , negaba cualquier posibilidad de integración con una frase demoledora, como aquella de que "cada uno venda su mercancía". Ya sabemos el valor que esa mercancía tiene puesto por los votantes , y que esa voluntad de no integración, quedó de forma palmaria muy clara en la elaboración de las listas, donde han sido marginados gente que podría representar la unidad de todo el partido y no solo una parte, el proceso podría hacerse sin dificultades con la mínima voluntad de acuerdo, negando la cualidad máxima de la política que es la negociación y el compromiso. 

Igualmente, han tenido influencia un militante capaz de determinar en estas y anteriores elecciones quienes iban a  ir , y en qué puestos de privilegio iban a estar garantizando su elección como parlamentarios, pero que como colofón se permite decir que van a compatibilizar sus actas de parlamentario con su condición de concejales del Ayuntamiento de Vigo, por tanto en ambas instituciones a tiempo parcial, rompiendo el contrato que significan una elecciones para ocupar unas responsabilidades y ser elegidos para ejercitarlas. 

Esto también ha influido porque ha valido más el criterio de una persona que todos los votos de todas las agrupaciones juntas, este modelo también lleva al fracaso. decir que hemos perdido las elecciones por falta de conocimiento del candidato, no solo es un argumento pueril, sino que de ser verdad ya sería un grave error y ponerlo encabezando la candidatura. 

Creo que no es un argumento válido, porque da un conocimiento elevado por una parte , y con una pluralidad de cargos políticos que demuestran una vocación de trashumancia difícil de igualar. Ha contado sin duda con el apoyo del secretario general del PSOE, que le ha dado todas las oportunidades para demostrar su valía y sin duda en la campaña. El Gobierno ha colaborado al máximo nivel y hay que agradecérselo, pero ha tenido como contrapartida que la gente iba a escuchar al visitante, fuera el presidente del Gobierno o cualquiera de su ministros, y de esta forma se opacaba y ocultaba un poco a los candidatos gallegos, que poco más que hacían de teloneros, y que en algunos casos de candidatos en sus comarcas, ni siquiera participaron en los mítines. Para ver quién de verdad estaba en los mítines es muy curioso ver la fotografía de cada uno de ellos y se observa que salvo el candidato poco o nada tenían que ver en sus intervenciones para ir al Parlamento gallego, es un buen ejercicio para saber también quienes han sido actores importantes a la hora de repartir responsabilidades.

La campaña electoral ha sido un tanto errática, sin grandes explicaciones y con el programa de siempre: somos mejores que los demás y lo haremos igualmente mejor. Después de lo que de esta frase piensan los electores está claro en la emisión de su voto.

El vacío en el Parlamento se paga y corregir errores, que sería lo que toca , parece imposible porque simplemente falta voluntad para ello.  Llevamos tres derrotas consecutivas y el horizonte no es mucho más claro en las que restan este año, vascas primero, europeas después , y tal vez más tarde, aunque con más posibilidades las catalanas , la simple enumeración de estos hechos, debía de provocar reflexiones profundas y decisiones rápidas, no dejando ad calendas grecas la solución.

Otro factor importante ha sido una cierta y patente desmovilización y desmoralización de la militancia, ya que ni fueron respetados sus deseos, ni tenidos para nada en cuenta en lo importante . De lo cual, y de todo lo anterior se deduce una situación de tormenta perfecta . Con nueve parlamentarios queda mucha labor por hacer, pero si a este escaso grupo encima se acepta el criterio de su compatibilidad con las concejalías. El rendimiento disminuirá notablemente , y se difuminará al compartir responsabilidades institucionales , tan diferentes y tan necesarias cada una de ellas en su función. La derrota no admite paños calientes , ni demoras innecesarias es obligado, aunque no sea práctica habitual , aceptar la realidad y poner punto final a unas prácticas , cuya eficacia ha quedado , como nunca demostrada en estos comicios del 18 de febrero de 2024. 

Hay soluciones

Soluciones hay y de muy diferentes formas: repetir el modelo de formación de ejecutiva en base a los territorios y a sus intereses , donde el municipalismo que hoy copa al completo la dirección del partido , no puede dirigir la organización, ya que hay definidos intereses , que se contraponen o pueden contraponerse, a otros de mayor nivel y proyección hacia la ciudadanía , en su mejora de la calidad de vida, su prosperidad y garantía de futuro.

Aprender la lección va a ser difícil, y no se ve que haya demasiado interés en analizar y sacar las conclusiones más oportunas , y ante este panorama, de debe recurrir a soluciones que han dado sus frutos en otras ocasiones , y que serían creo yo en este momento , la única posibilidad de mejorar las condiciones actuales. Ello pasaría por el nombramiento de una gestora y un congreso extraordinario bajo el principio y la necesidad de integrar todas las tendencias y acabar con el canibalismo que ha caracterizado a nuestro partido durante tantos años y a tantas personas , con la legitimidad que el candidato actual pide tiempo, aunque no se sabe para qué proyecto , debería de habérselo concedido a Gonzalo Caballero con un currículum de victorias que ya quisieran otros y que ahí están para ser superadas .

Me gustaría haber escrito otras cosas y aún con todo dejo bastantes reflexiones si es que así las puedo llamar. Escribo de esta forma, porque me enseñaron desde el principio del partido –hace cerca ya de 50 años– que a las ejecutivas solo se le podían criticar por sus decisiones o sus carencias o sus omisiones ya que hacerlo bien, era su obligación , y me quedo con la reflexión final de Goethe: “cuántas cosas hemos perdido sin apenas darnos cuenta".

Termino con la mejor frase de la semana de la senadora y concejala Carmela Silva, vicepresidenta del Partido de los Socialistas de Galicia: "Non se enteran de nada. De ilusións non se vive". @mundiario

Comentarios