Puigdemont cobrará sueldo de expresidente, con coche, oficina y personal

Illa y Puigdemont [640x480]
Illa y Puigdemont en campaña electoral./ RR SS. / FR.
Illa anunció en campaña electoral que si llegaba a la Generalitat bajaría un 30 % el sueldo de president (153.200 euros anuales que cobró Torra, unos 10.000 euros al mes), luego vitalicio a partir de los 65 años.
Puigdemont cobrará sueldo de expresidente, con coche, oficina y personal

Una vez amnistiado, vuelto a Cataluña, Puigdemont recuperará todas las prebendas de los expresidentes: sueldo, despacho y personal, vehículo oficial, escoltas y otra serie de privilegios como sus antecesores. Las disposiciones al efecto incluyen una pensión vitalicia desde que cumplen los 65 años (el fugado cumple 62 en diciembre de este año), compatible, en su caso, con otros ingresos, si así se considera. Pero destaca la dotación para gastos de oficina; un coche oficial con chófer; tres puestos de personal eventual y servicios de seguridad. Está muy claro Estatuto de los expresidentes de la Generalitat, con un salario equivalente al 80% del sueldo. Por ejemplo,Quim Torra tenía un sueldo de más de 153.200 euros, por lo que supuso derecho a cobrar unos 10.200 euros al mes hasta su inhabilitación. De todos modos, según los datos oficiales, Aragonés cobraba menos, 136.177, 50 euros (unos 9.726 euros al mes9.  Para controlar si han realizado algún otro trabajo, todos los expresidentes que estén percibiendo esta asignación deben presentar una declaración de actividades ante la administración que decidirá su compatibilidad. Pero puede serlo.

Puigdemont, que cumple 62 años el 29 de diciembre de este año, podrá cobrar la pensión vitalicia dentro de tres, pero para entonces será superior a la actual, como es lógico pensar. Ahora, como diputado europeo percibe 6.962,95 euros netos mensuales sin contar las dietas (323 euros diarios para gastos de alojamiento y 4.536 euros mensuales en concepto de “gastos generales” y tiene también derecho a una pensión vitalicia a partir de los 63 años correspondiente al 3,5 % del importe de la asignación parlamentaria por cada año completo de ejercicio del mandato, sin que el importe resultante pueda superar el 70 % de la misma. También ha recibido 55.000 para mantener su oficina de ex president en Barcelona.

La favorable ley catalana deja a la discreción de cada ex president si quieren mantener los privilegios que la otorga esta disposición. Si bien, el Parlament se reserva la competencia, expresada en el Estatuo de los ex presidentes, siempre que lo decida una mayoría de dos tercios de la cámara, de retirar tales beneficios, pero deben aprobarlo 90 de los 135 diputados. En la historia reciente de Cataluña las sinecuras derivadas de haber sido president, ya que tras cumplir la edad reglamentaria (el 21 de enero de este año, alcanzó los 68 años) Mas solicitó la pensión vitalicia que determina el artículo 3 del citado reglamento, vigente desde 2003. Por cierto, que, en la curiosa cuenta de la falsa historia de la Generalitat, está considerado el 123 presidente. Cosa incierta, ya que esa figura con la configuración actual sólo existe desde la II República.

El sueldo vitalicio de ex presidente

El artículo, al que podrá acogerse Puigdemont dice que cuando los ex presidentes “lleguen a la edad de sesenta y cinco años, tienen derecho a percibir una pensión vitalicia consistente en una asignación mensual igual al 60% de la retribución mensual que corresponde al ejercicio del cargo de presidente o presidenta de la Generalitat”. El sueldo actual del jefe de Gobierno catalán es de 153.235,50 euros, unos 68.000 euros más que el del presidente del Gobierno”. En el caso de Mas supone una pensión pública no contributiva de 7.662 euros mensuales (60% de ese sueldo, es decir, 91.941,30 euros anuales). Pero esa pensión sube conforme la revisen los presupuestos de la Generalitat. Pero lo mejor de todo es que, caso de fallecimiento, la pensión vitalicia puede ser traspasada al conyuge. (50% de dicha pensión) o de sus hijos menores hasta alcanzar la mayoría de edad.  Esta pensión es casi 150 por ciento superior a la pensión pública superior del sistema general de la Seguridad Social.

ex presidentes [640x480]
Rajoy y Zapatero son los dos ex presidentes que renunciario al suelo. / RR SS.

Vamos a ver si, como ha venido sosteniendo en sus campañas electorales, lleva a cabo su promesa de reducir el sueldo de presidente, si llegaba a gobernar en un 30 por cierto. Además, dados procesos en que se han visto envueltos Mas, Torra o Pujol, y las responsabilidades derivadas, estos ingresos han adquirido significación especial. Pujol cobró esta pensión de 2003 a 2015 en que renunció, al descubrirse sus cuentas en Andorra. Cabe recordar que el Parlament tiene capacidad para revocar estas pensiones, si no se diera el caso de que sus perceptores no gozaran de la “honorabilidad necesaria”. El expresidente Montilla también se vio obligado a renunciar a la pensión, no sin antes disfrutar por un tiempo, a partir de 2020, el 80 por cierto del sueldo y 212.000 euros para su oficina personal. Tuvo que dejarlo por esos beneficios no eran compatibles con la nueva sinecura que le cayó encima, el sueldo de consejero de Enagás, que le suponía el doble de lo que cobraría como ex presidente.

En la actualidad, Mas y Maragall son los dos únicos ex presidentes que cobran esta pensión vitalicia. José Montilla empezó a percibirla en 2020 (antes accedió al 80% de su sueldo como indemnización mensual, así como a la dotación conjunta de más de 212.000 euros desde 2015 años para su oficina personal), pero renunció a ella a partir de julio de 2020 ya que la percepción era incompatible con el sueldo como consejero independiente tras su fichaje por Enagás con una nómina sustancialmente mayor (cerca del doble). A Torra le perjudicó su inhabilitación para cargo público, impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña como autor de un delito de desobediencia, peso hasta ese momento vino cobrando unos 10.000 euros al mes. Dentro de tres años cumplirá 65 años, por lo que le corresponde percibir la pensión prevista. Pero el mismo tribunal que lo condenó resolvió que siguen vigentes sus demás derechos. En el caso del Estado, José Luis Rodríguez Zapatero renunció la pensión de ex presidente para formar parte del Consejo de Estado y cobrar un salario mayor, de 100.000 euros anuales. Rajoy renunció a todo beneficio y regresó a su empleo de registrador por oposición. Los que fueron presidentes tienen derecho a que dos personas trabajen en su equipo, coche oficial y escolta y seguridad. Y movilidad gratis en cualquier medio de transporte. Aznar y Felipe González se acogieron a la pensión y el resto de los beneficios. @mundiario

Comentarios