Picardo se opone a que España controle la entrada en Schengen desde Gibraltar

Monos de Gibraltar [640x480]
Albares, Picardo y el famoso símbolo de Gibraltar. / RR SS. /F r.

¿Aceptará España que funcionarios no españoles del Frontex controlen la entrada desde Gibraltar en el espacio de Schengen, lo que bloquea el acuerdo?

Picardo se opone a que España controle la entrada en Schengen desde Gibraltar

Desde que Zapatero cedió a que, en las conversaciones sobre el futuro de Gibraltar, que ahorra llama Inglaterra “territorio ultramarino,” el gobierno de la colonia tuviera voz propia al nivel de las naciones implicadas, el premier Picardo impone su criterio, que, esencialmente supone que la Guardia Civil y la Policía españolas no pongan un pie en el espacio usurpado al margen del Tratado de Utrecht, dónde está el aeropuerto. La claudicante política del Gobierno de progreso de Sánchez sigue la senda de Zapatero y ha desaprovechado las negociaciones para plantear alguna reivindicación, ya fuera simbólica, sobre la soberanía, asunto descartado, para colocar a la colonia dentro de un régimen insólito como si siguiera formando parte de la Unión de la que se salió el Reino Unido tras el Brexit. Y para que los agentes españoles no puedan pisar tierra de la colonia se han estudiado cien filigranas con el Frontex, sistema de gestión y control fronterizo sujeto al Acuerdo de Schengen. Picardo considera que eso vulneraría su soberanía y que nunca se verá un guardia civil en la roca e insiste en ello.

El punto clave de la negoción es el derribo de la verja, la primera colocada por Inglaterra en 1908 para cerrar el espacio usurpado, y que se sólo se establecerían controles en su puerto y su aeropuerto, como si el Peñón fuera espacio Schengen.  Fabian Picardo, ha advertido repetidamente que no habrá controles españoles ni en el puerto ni en el aeropuerto de Gibraltar a pesar de que el Peñón se mantenga en la zona Schengen tras el Brexit. “Solo Gibraltar decide quién entra en Gibraltar y ningún agente español realizará controles de ningún tipo en el aeropuerto ni en el puerto de Gibraltar. Está claro. Esta es nuestra tierra", dice Picardo.  

PICT0048 [640x480]
Un llanito habilidoso con matrícula británica y pegatina española. /Fernando Ramos

Pero éste es solo un aspecto de la situación real, la evidencia del modo en que, si se quita la verja,  la colonia se extenderá por todo el campo de Gibraltar. Según un informe elaborado por Francisco Martín, Técnico de administraciones locales, un 70% de los gibraltareños son dueños de inmuebles en España, 20.000, de los que aproximadamente 15.000 corresponden a viviendas situadas en urbanizaciones repartidas en su mayoría entre La Línea de la Concepción y Sotogrande, según datos del Catastro. No pagan impuestos de vehículos puesto que sus coches, en número aproximado de 10.000, como algo asiduo y cotidiano, llevan matrícula gibraltareña, pero circulan por las calles de La Línea y el Campo de Gibraltar, y no pagan impuestos municipales en la adquisición de sus casas como el de Plus Valia puesto que lo que arguyen es que no compran la casa sino la sociedad que es dueña de la vivienda. La colonia se afianza como parte del Reino Unido con un trato excepcional que usará nuestro país como le apetezca en cuestiones esenciales para no ser tratado como un país tercero. La expansión de facto de la colonia sobre España mediante adquisiciones de bienes raíces en el entorno de Gibraltar preocupó tanto a la II República que el Gobierno prohibió que los extranjeros pudieran adquirir fincas en dicha zona, medida especialmente orientada hacia los llanitos. Al desaparecer de facto la frontera, los habitantes de la colonia podrán incrementar, a su comodidad el uso del espacio y los servicios públicos de su entorno más inmediato extendiéndose todavía más hacia Sotogrande –donde el premiar Picardo tuvo una casa— y las zonas costeras de Cádiz y Málaga.

Picardo resalta que van a evitar los efectos del Brexit

Conviene ver la seguridad y firmeza de los mensajes de Picardo, quien ha dicho Vamos a evitar los peores efectos de un Brexit duro, pero sin ceder en nada que afecte a nuestra soberanía”. Es más, el mismo defendió ante la comisión de descolonización de las Naciones Unidas la espiración de la roca de ejercer el derecho de autodeterminación para ser independiente, que por cierto tiene el apoyo del Esquerra Republicana, socio del Gobierno de Sánchez, que también lo reclama para Cataluña. Según los datos de la propia “Hoja Informativa” del Gobierno de la colonia, hay 32.000 gibraltareños registrados. La población activa es de 29.995 habitantes, la mitad de los cuales cruza la frontera diariamente. 9.726 de los 15.275 viajeros diarios son españoles. Este dato es relevante, ya que sólo el 60 por ciento de los que entran a trabajar a Gibraltar desde la Línea son españoles. O sea, que no son 15.000 nacionales, como se dice para justificar las cesiones de España para su interés.

1339520695_0[1] [640x480]
Británicos para siempre. / RR SS.

Los gobiernos de Zapatero y ahora el de Sánchez nunca plantearon ni siquiera abrir de conversaciones sobre la soberanía en este nuevo clima, pese al mandato de las Naciones Unidas y las propias declaraciones de anteriores de los gobiernos de España e Inglaterra, la última de las cuales fue la de Bruselas de 1984.  En la su comparecencia ante el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, Picardo dijera la roca no es una colonia sino un territorio con vocación de independencia.En Gibraltar funcionan más 80.000 sociedades y la Roca controla el juego on-line para que son vitales las líneas telefónicas que llegan desde España. La magnitud del tejido empresarial gibraltareño y el hecho de que numerosas investigaciones patrimoniales sobre redes de delincuencia en España acaben topando con el Peñón sitúa a la colonia permanentemente bajo sospecha. Sigue siendo, sin duda, un paraíso fiscal. Por si no fuera suficientemente vergonzoso, los rellenos del territorio de la roca se llegaron a realizar con materiales procedentes de España. En cierto modo, la colonia es el campo de Gibraltar, pese a la propaganda de que se quiere crear una zona de riqueza y economía común lo que en realidad es la simple expansión de la roca sobre la zona.

135319-600-338 [640x480]
Entrada de materiales de obra desde España para ampliar Gibraltar. / RR SS.

Se lo había advertido a Carlos III el Conde de Floridablanca: "Señor, hemos cedido en el asunto de Gibraltar, sólo por ahora. Debemos conseguir su devolución siempre que podamos, bien sea por la negociación o por la fuerza o la guerra. La negociación exige sagacidad, constancia, tiempo y gastos". De pequeños aprendimos a cantar aquello de "Gibraltar, Gibraltar piedra amada de nuestra nación. Aunque muera en tu conquista, en la Roca mi estandarte clavaré". El Gobierno de la colonia cuenta en España cuna una oficina de Relaciones Públicas, servida por mercenarios españoles, que defienden y propagan sus intereses ante los medios. En su día denuncié su existencia y sus misiones y mantuve con ellos una controversia. @mundiario.

Comentarios