Europa se prepara por si hay guerra

Logo de la OTAN. / Pixabay
Logo de la OTAN. / Pixabay
La Unión Europea necesita disuadir a Putin de iniciar una nueva agresión y, a la vez, precisa dotarse de una política de defensa autónoma en un mundo turbulento.
Europa se prepara por si hay guerra

Europa se encuentra ante la amenaza de una nueva agresión por parte de Rusia, lo que ha llevado a la Unión Europea a emprender una metamorfosis significativa. Las recientes declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, considerando el envío de soldados a Ucrania para ganar la guerra, han desencadenado respuestas críticas por parte de varios Estados miembros de la UE, pero el hecho de que no haya unidad de criterio en cómo plantar cara a Putin no quiere decir que no se comparta el riesgo que supone Putin. La Unión Europea necesita, pues, disuadir a Putin de iniciar una nueva agresión y, a la vez, precisa dotarse de una política de defensa autónoma en un mundo turbulento.

Alemania, Reino Unido, Suecia, Polonia, Hungría, República Checa, Italia y España han rechazado la propuesta de Macron, argumentando que no es viable y podría implicar un riesgo de escalada del conflicto a una guerra total entre Rusia y los aliados europeos. Pero la respuesta del presidente ruso, Vladímir Putin, advirtiendo sobre el uso de armamento nuclear, ha añadido una capa adicional de tensión a la situación.

Desde la invasión rusa a Ucrania hace dos años, la Unión Europea ha mantenido una postura firme en su deseo de apoyar a Ucrania. Medidas como los 12 paquetes de sanciones a Rusia, la asignación de 50.000 millones para la compra de munición y armamento, y el entrenamiento de 50.000 soldados ucranianos en algunos Estados miembros son compromisos que se mantendrán y aumentarán. Sin embargo, la situación actual exige un esfuerzo adicional para fortalecer la capacidad de respuesta de la UE en un mundo cada vez más hostil.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado una estrategia para la compra conjunta de material militar, tomando como referencia la experiencia de la compra de vacunas. La propuesta busca "gastar más, mejor y en Europa". Por su parte, el Banco Europeo de Inversiones también se ha mostrado dispuesto a contribuir al desarrollo de proyectos conjuntos en materia de defensa. Estas propuestas representan un cambio profundo en la historia reciente de Europa y requieren una intensa labor de explicación y pedagogía política ante una ciudadanía acostumbrada a escenarios de paz.

Europa se encuentra en un momento crucial, enfrentando la realidad de su fragilidad y falta de medios en caso de una nueva contienda. La amenaza de guerra, aunque no sea inminente, no se considera imposible. La presidenta von der Leyen ha instado a que Europa dé un paso al frente, reconociendo la necesidad de un cambio de paradigma en la Unión.

Algunos Estados miembros ya están considerando medidas como el retorno al sistema de reservistas y pidiendo a sus ciudadanos que se preparen mentalmente para la posibilidad de la guerra. La preocupación se centra en la posibilidad de que Putin pueda atacar un país europeo aliado de la OTAN para poner a prueba el compromiso de seguridad común establecido en el artículo 5.

En términos de gasto militar, se observa un fuerte ascenso en los presupuestos de defensa de los Estados europeos. En 2014, los aliados europeos de la OTAN gastaron 235.000 millones de dólares, equivalente al 1,47% del PIB. Para 2023, la cifra ascendió a 347.000 millones, representando el 1,85% del PIB. Se espera que en 2024 estos números sigan aumentando, con una proyección de 380.000 millones y un 2% del PIB, respectivamente.

Actualmente, diez de los veintidós miembros europeos de la OTAN han superado el objetivo de dedicar el 2% del PIB a gasto militar, y se espera que este número aumente a diecisiete para finales de 2024. Sin embargo, la Alianza Atlántica aspira a que este nivel sea el suelo y no el techo, marcando así un nuevo rumbo para la defensa y la seguridad en el continente europeo. Europa, ante la amenaza latente, se prepara para una transformación que garantice su autonomía y disuada cualquier intento de agresión. @mundiario

Comentarios