La economía mundial necesita un nuevo medidor del PIB más ecológico

Joan Martinez Alier. / RR SS.
Joan Martinez Alier. / RR SS.

El activista académico en economía ecológica Joan Martinez Alier, premio internacional Holberg dotado con 550.000 euros, es un gran defensor de un nuevo medidor del Producto Interior Bruto ecológico (PIBe).

La economía mundial necesita un nuevo medidor del PIB más ecológico

“Las empresas ni los Estados reconocen los daños ambientales provocados. El crecimiento económico está sobredimensionado cuando en realidad debe reconocer el decrecimiento”. El autor de estas críticas son de Joan Martinez Alier, profesor emérito de la Universidad de Barcelona, que el próximo mes de junio recibirá el Premio Internacional Holberg 2023 por su trayectoria interdisciplinar en el campo de la economía ecológica y política ambiental.

El premio dotado con más de 500.000 euros concedido por el gobierno de Noruega a diversas personalidades del mundo de las ciencias sociales, artes y humanidades entre otros, ha decidido en la edición del presente año reconocer la labor de Martinez Alier por su demanda desde los años 90 en favor de un nuevo modelo de medición de la prosperidad a través del  PIB verde o PIB ecológico.

El crecimiento económico de una nación debe reconocer ciertas externalidades sociales y ecológicas como el consumo del patrimonio natural (recursos naturales) consumidos y/o dañados sin reparar. De ahí la importancia, en esencia, de dar paso a un nuevo medidor de la prosperidad por medio del PIB ecológico (PIBe)

Como desde MUNDIARIO en varias ocasiones hemos contado, la agenda 2030 que persigue descarbonizar la economía pasaría por descarbonizar también el PIB. En este sentido el PIBe es una de las grandes armas defendidas por el profesor en economía ecológica. Para otros autores defensores de la teoría de Martinez Alier, existen suficientes argumentos jurídicos en forma de leyes y tratados internacionales suscritos por la comunidad internacional y países como España, para alterar la medición de la renta nacional por un nuevo PIBe. 

Sin embargo, no parece que haya suficiente atención política internacional por cambiar un medidor como el PIB que nació prácticamente al final de la II Guerra Mundial con la conferencia de Bretton Woods y que favorecería cuantificar monetariamente y  reponer los daños provocados en las economías de los países  por el cambio climático. Tampoco parece formar parte actualmente de la agenda internacional en un mundo tan sensible por combatir de forma integral los efectos de los gases invernaderos y el cambio climático en el planeta en todas esas conferencias sobre la cumbre de la Tierra y políticas de transición ecológica.

Para el comité organizador del Premio Holberg destaca también en la figura del economista ecológico español Martinez Alier su actitud interdisciplinar y su inusual distinción tanto de anticipar como de participación activa ante los desafíos interrelacionados del planeta como la pobreza, cambio climático y seguridad alimentaria.

La prensa internacional ha destacado en las últimas fechas  la figura del activista académico en ecología su gran contribución a lo largo de su trayectoria profesional en honor del medio ambiente. En una de sus obras más destacadas titulada: “Economía ecológica y política ambiental”, Martinez Alier reconoce que ya en los años 90 fueron el partido ecologista alemán Los Verdes (Die Grünen) quienes por primera vez presentaron varias interpelaciones parlamentaria en el Bundestag (Parlamento) en contra de la contabilidad nacional que mide el PIB por sus carencias en medidores como el bienestar social y/o el impacto ambiental de todas actividad económica.

Desde entonces, mucho ha llovido y el mundo sigue debatiendo cómo descarbonizar la economía sin atender la petición del galardonado académico español.  Es de esperar que este premio internacional reabra el debate político y social sobre el coste que supone reponer y reparar los recursos naturales (capital natural) consumidos o dañados y la incidencia en la renta nacional de la pérdida de biodiversidad como consecuencia del cambio climático. @mundiario

 

Comentarios