Los BRICS: ¿una alternativa al G-7?

Dilma Rousseff. / EP
Dilma Rousseff. / EP
Los Brics nacen en 2006 como institución multilateral, entre Brasil, Rusia, India, China y Suáfrica, para la ampliación de infraestructuras y el desarrollo sostenible.
Los BRICS: ¿una alternativa al G-7?

Puede resultar audaz, o disparatadamente contra corriente, en plena y crispada vorágine electoral doméstica, proponer hoy a debate este tema, aparentemente tan lejos de la información diaria y machacona sobre lo que cada líder político u opinador  mediático de nuestra “aldea” sentencia.

Recordemos que España es una pequeña parte de Occidente y que el Occidente blanco, rico y hegemónico somos el 13% de la población mundial. Eso sí, desde nuestro hegemonismo excluyente, nos arrogamos el derecho a regir el mundo, aunque con escasa eficacia para resolver los problemas que nos afectan y que afectan también al otro 87% de la población mundial, como el calentamiento de la tierra, su aire y sus mares, la guerra de Ucrania, la desigualdad creciente…

En nuestra pequeña aldea estamos enfrascados en unas elecciones, que, para la inmensa mayoría van, o deberían ir, también orientadas a solucionar,  aunque sea en una pequeña parte, esos grandes problemas que conectan y están íntimamente relacionados con los nuestros. Bueno, digo, para la inmensa mayoría, porque hoy ya es despiadadamente claro que, para algunos, estas elecciones son la ocasión para ignorar esos grandes problemas, que nos afectan tanto como al otro 87% del mundo, o incluso para negarlos, o para tomar medidas que nos los van a agravar.

Esa otra parte del mundo, ese 87% que no es el Occidente hegemónico, tiene su dinámica propia, aunque no hablemos de ella, o no la estimemos. Y me voy a fijar hoy en una de las instituciones multilaterales que miran y se orientan en gran manera al futuro, con su dinámica propia: Los BRICS, grupo que hoy forman Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, pero institución a la que se unirán otros países, como veremos después.

Qué son los Brics entre los 8.000 millones de habitantes del mundo

Los Brics nacen en 2006 como institución multilateral, entre Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, para la ampliación de infraestructuras y el desarrollo sostenible.

Según cálculos de Goldman Sachs y el Fondo Monetario Internacional, son: 

- el 47,7% de la población mundial, con un PIB total de 34,5 billones de dólares

- el PIB de los BRICS es  todavía inferior al del G7: 43,7% del  PIB mundial del G-7, frente  26% de los Brics. 

- pero en términos de PPA (Paridad de Poder Adquisitivo), los BRICS ya superan al G7 (31,5% Brics, frente a 30,7%, G-7). 

- entre 2021 y 2022, la contribución de los Brics al crecimiento mundial ha sido del 31,2% frente al 25,6% del G7.

- a pesar de todo ello, el derecho de voto del conjunto de los Brics en el Banco Mundial y en el Fondo Monetario Internacional es menos del 15%.                         

¿Qué “orden” mundial es éste?

Mirando al futuro cercano

En 2025, o sea pasado mañana, los BRICS aportarán el 45% del crecimiento económico mundial y serán el 30% de la economía mundial y 600 millones de su población tendrá un ingreso per cápita de 25.000 dólares. En 2050, el  PIB de los BRICS será de 76  billones de dólares en China, 37 billones  de dólares en India 14  billones  de dólares en Brasil, 7  billones de dólares en Rusia, 2,5 billones de dólares  en Sudáfrica.

En 2050,  el PIB de Estados Unidos será de 34 billones de dólares, el de Japón de 7, el de R.U 5,1, el de Alemania 5, el de Francia 4,6, el de Canada 3,1, el de Italia 2,9… Sumando el PIB de los dos bloques, en 2050, tendríamos  este cuadro:

- Total PIB de los 7 países del G-7 será de 61,7  billones de dólares.

- Total PIB de los 5 países  Brics   será de 136,5  billones de dólares.

¿Qué representa, o significa, entonces, el actual “orden” mundial

¿China quiere subvertir el actual orden internacional?

Es la acusación recurrente desde Occidente contra China. Y China responde que no quiere subvertir nada. Pero la realidad es que, con los datos a la vista, el orden mundial que ha estructurado Occidente está ya “subvertido”, porque no corresponde a la realidad del mundo actual, por mucho que Occidente reclame su superioridad tecnológica -ya a poca distancia, por ejemplo, de China- o se quiera apoyar, para mantener su hegemonismo excluyente, en la OTAN, su brazo armado, que tampoco le sirve para frenar las múltiples guerras, como la de Ukrania y tantas otras en África…

Pero si este orden mundial ya está, en gran parte, subvertido, mucho más lo va a estar en el futuro inmediato y mucho más a medio plazo, como acabamos de mostrar con algunos datos a 2050.

China no quiere subvertir este orden mundial caduco, pero sí reclama, sin prisas, su adaptación a la realidad actual y al futuro.

Los Brics, como institución multilateral, van a crecer exponencialmente  a corto plazo.

En su próxima cumbre en agosto 2023, en Durban, van a estudiar a afondo la ampliación del Grupo Brics. Han manifestado su deseo de incorporarse, con diverso grado de interés, estos países: Argentina, Arabia Saudí, Argelia, Bangladesh, Bahrein, Corea del Sur, Egipto, Filipinas, Indonesia, Irán, México, Nigeria, Pakistán, Turquía, Vietnam… Están invitados a esta cumbre la Unión Africana (formada por 55 Estados africanos) y la Comunidad de África Oriental (Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda, Sudán del Sur y Congo).

¿Cuál será el resultado? En todo caso, ¿qué va quedando del viejo orden mundial hegemonizado por Occidente?

El Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y su Acuerdo de Reservas de Contingencia (ARC)

Ambas instituciones financieras están constituidas por los cinco países BRICS desde 2014, funcionando desde 2015 con sede en Shanghái (China) y presididas actualmente por la brasileña Dilma Rousseff, como  “fondo común para la financiación de inversiones recíprocas entre sus miembros, especialmente orientadas al desarrollo de infraestructuras y el desarrollo sostenible”.  China participa con el  41%,  Brasil, India y Rusia con el 18% cada una y Sudáfrica con el 5%.

En lo práctico e inmediato, el NBD podría afirmarse como el gran banco del mundo en desarrollo, apoyando la lucha contra el hambre, la desigualdad y la crisis climática, como dijo recientemente Lula en China.

Evidentemente, si se confirma  la incorporación de nuevos miembros a los Brics en la Cumbre de agosto y, mucho más si es una ampliación masiva, el Nuevo Banco de  Desarrollo se convertiría en un instrumento financiero útil para todos sus miembros, muy lejos del hegemonismo del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y de sus condicionados para los créditos a los BRICS , y, en general, a los países en vía de desarrollo.

¿Una nueva moneda que sustituya al dólar y a la dolarización monetaria?

Se está hablando mucho de ello. Pero creo que no es aún el momento adecuado ni el momento oportuno. Y creo que ésa es la posición de China, hoy por hoy; ninguna prisa, “tIempo al tiempo”, como hemos comentado en otras ocasiones. Lo cual no impide que se vayan haciendo ya no pocas transacciones internacionales con monedas diferentes al dólar, sobre todo con el yuan.

Otro “orden” internacional está siendo reclamado cada día por los hechos. @mundiario

Comentarios