Biden y Trump en una intensa batalla por la Casa Blanca: ¿quién ganará?

El presidente de EE UU, Joe Biden y el exmandatario Donald Trump. / RR.SS.
El presidente de EE UU, Joe Biden (izq.), y el exmandatario Donald Trump. / RR.SS.
En abril, la campaña electoral de Trump superó en fondos recaudados a la de Biden.
Biden y Trump en una intensa batalla por la Casa Blanca: ¿quién ganará?

La elección presidencial de este año en Estados Unidos entre el presidente Joe Biden y el ex presidente Donald Trump promete ser muy reñida. Las encuestas de intención de voto le dan ventaja a uno y después al otro en un ciclo tan repetitivo como impredecible.

El pasado abril, la recaudación mensual de la campaña electoral de Trump superó por primera vez a la de Biden. La campaña por la reelección de Biden recibió 51 millones de dólares, mientras que la de Trump obtuvo 76 millones de dólares, un respaldo considerable gracias al cual el ex mandatario republicano ha logrado superar a su rival demócrata en fondos recaudados.

Erosión del apoyo electoral

Biden asumió el cargo en enero de 2021 con la promesa de unificar al país y restaurar la tranquilidad social tras la polémica administración de Trump. Pero Biden ha visto una erosión considerable en el apoyo electoral, especialmente entre los jóvenes y los más progresistas de su partido. Su postura de apoyo a Israel durante la actual ofensiva en Gaza ha sido criticada por numerosos estadounidenses y desafiada por un poderoso movimiento estudiantil.

Muchos votantes progresistas esperaban una postura presidencial más crítica hacia Israel y un mayor énfasis en los derechos humanos de los palestinos. Esta desilusión podría traducirse en una menor participación electoral en apoyo a Biden, incluso en votos para candidatos de terceros partidos o independientes, como el profesor socialista Cornel West, lo que puede debilitar la base electoral del presidente en estados decisivos.

No obstante, Biden aún tiene varios puntos a su favor. Ha recibido elogios por su gestión de la pandemia del COVID-19, con un exitoso programa de vacunación, en contraste con la postura errática de Trump ante la epidemia cuando era presidente. Además, Biden ha promovido importantes inversiones en infraestructura y políticas sociales que podrían atraer a votantes de clase trabajadora y moderados, aunque afronta el desafío del alza de los precios, desde la vivienda hasta la gasolina, a niveles incosteables para muchos. Biden debe articular una visión convincente para el futuro nacional y detener las acciones de Israel contra los palestinos si quiere recuperar a los votantes desilusionados.

Entretanto, Trump sigue siendo una figura dominante y divisiva en la política estadounidense. A pesar de los múltiples problemas legales que enfrenta, incluidos juicios por su papel en el asalto al Capitolio nacional, el 6 de enero de 2021, y otros casos relacionados con su negocio y su conducta personal, su base de apoyo se mantiene asombrosamente leal. Trump ha sabido sacar partido del descontento y la frustración de muchos votantes, y ha prometido contener la inmigración que llega por la frontera con México, una promesa aplaudida por los xenófobos.

Problemas legales

A Trump lo favorece el hecho de que la inflación y las preocupaciones económicas son puntos débiles para el gobierno actual, y Trump es hábil a la hora de canalizar en su favor el descontento de numerosos votantes. Sin embargo, sus problemas legales no pueden ser subestimados. Si bien estos problemas con la justicia han fortalecido su imagen de víctima entre su base, también han alienado a votantes indecisos y moderados. Las elecciones al Congreso de 2022, donde los candidatos apoyados por Trump no obtuvieron la aplastante victoria que esperaban, sugieren que la influencia del ex presidente no es invulnerable.

La contienda entre ambos políticos se perfila como una lucha intensa por el alma de la nación, para usar palabras de Biden, y el resultado dependerá de la capacidad de cada uno de inspirar a un mayor número de votantes. El 15 de mayo, los dos rivales aceptaron realizar dos debates de campaña, en junio y en septiembre. En un país tan polarizado como Estados Unidos, cada debate, y cada voto, cuenta. @mundiario

Los invito a leer mi novela La espada macedonia y mi ensayo Biden y el legado de Trump, publicados por Mundiediciones.

Comentarios