Avanzan las negociaciones entre el PSOE y Junts sobre la amnistía

Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE. / @psoe
Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE. / @psoe
Las conversaciones entre el PSOE y Junts avanzan hacia un acuerdo sobre la ley de amnistía, respaldado por el impulso de la Comisión de Justicia. A pesar de meses de desconfianza, se vislumbra un pacto inminente.
Avanzan las negociaciones entre el PSOE y Junts sobre la amnistía

A pesar de la percepción inicial de desconfianza, el PSOE y Junts están cerca de alcanzar un acuerdo trascendental. El PSOE, consciente de la necesidad de superar la crisis generada por el escándalo de corrupción del caso Koldo, ve en la aprobación de la amnistía la salida indispensable para allanar el camino hacia los Presupuestos que consolidarían la legislatura. Por otro lado, Junts encuentra en la amnistía una necesidad imperante para su base, que difícilmente entendería un rechazo definitivo.

Aunque no se han revelado detalles específicos del acuerdo, se presume que los socialistas han aceptado reformas en la ley para garantizar a los independentistas que los jueces no anularán la amnistía. El PSOE insiste en no modificar el capítulo de la ley relacionado con los delitos de terrorismo, pero no aclara qué cambios se han aceptado a solicitud de Junts. Las garantías adicionales, según fuentes, no abarcarían cualquier tipo de terrorismo, ya que esa condición habría sido inviable para el PSOE, exponiendo la ley a la anulación por parte de instancias judiciales.

La aprobación de la amnistía se vio truncada el 30 de enero, cuando Junts votó en contra de la ley pactada con los socialistas, devolviéndola a la Comisión de Justicia. El conflicto surgió por la negativa del PSOE a incluir las nuevas enmiendas exigidas por Junts, que buscaban incluir explícitamente todos los delitos de terrorismo en la amnistía. Esta discrepancia llevó al Tribunal Supremo a abrir una causa penal por terrorismo contra Carles Puigdemont.

La incertidumbre persiste sobre los detalles específicos del acuerdo, pero se espera que el proyecto avance en la comisión el jueves con el respaldo de una mayoría parlamentaria que incluye al PSOE, Sumar, Podemos, ERC, Junts, PNV, EH Bildu y BNG. El siguiente paso en el calendario legislativo es incierto, y los escollos parlamentarios podrían complicar el proceso en los próximos días.

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y el secretario de organización del PSOE, Santos Cerdán, trabajan contra el reloj en medio de un apagón informativo para ultimar el pacto con Junts. En el partido de Puigdemont, Jordi Turull, hospitalizado hace una semana, desempeña un papel crucial en las negociaciones.

En Junts, se defiende el silencio como estrategia para evitar filtraciones que podrían obstaculizar las negociaciones. Se espera que el acuerdo sea público pronto.

A pesar de las expectativas de un acuerdo, desde ERC hay desconfianza hacia Junts. La sensación generalizada entre los republicanos es que la formación de Puigdemont ha dilatado innecesariamente la aprobación de la ley, generando incertidumbre sobre su contenido.@mundiario

Comentarios