La anulación de la designación de Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado

Magdalena Valerio. / Twitter
Magdalena Valerio. / X
Es importante decir que nadie (ni personas ni organizaciones) certifica esta condición. Y mucho menos el gobierno.
La anulación de la designación de Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado

El 30 de noviembre de 2023 será recordado como el día en que tuvo lugar un gran hito de la Sociedad Civil. Se conoció la decisión del Tribunal Supremo de España acogiendo el recurso contencioso administrativo promovido por la Fundación Hay Derecho -entidad que admiro vivamente- anulando la designación de Magdalena Valerio como presidenta del Consejo de Estado por -en esencia- no ser una jurista de reconocido prestigio.

Lo primero que quiero decir es que "jurista de reconocido prestigio" es un "concepto jurídico indeterminado". El gobierno, cuando lo aplica, ejerce una "facultad reglada" y no discrecional. Y, por ello, una decisión que lo contiene es plenamente revisable por la justicia, como acaba de ocurrir.

La reacción del Gobierno es pobre y equivocada.

Así, dijo Félix Bolaños: "respetamos la sentencia pero no la compartimos, porque creemos que no se puede abrir la puerta a que una entidad privada pueda cuestionar decisiones que son competencia del Gobierno de España".

Por su parte, en otra línea de error, dijo Rafael Simancas en una red social: “la representación del pueblo español soberano en el @Congreso_Es ha reconocido la idoneidad de Magdalena Valerio para presidir el @ConsejoEstadoEs”.

Veamos ambos argumentos.

Bolaños no solo desconoce la teoría del control judicial de los actos administrativos -lo que es grave teniendo en cuenta su cargo- que hoy nadie controvierte, sino que, yendo aún más allá en error, cuestiona la legitimación procesal de la Fundación Hay Derecho lo que es uno de los grandes aportes del fallo al reconocerla de manera fundada. Por su parte, Simancas confunde el juicio de idoneidad que hace el Congreso de los Diputados -que tuvo lugar en su día en el caso de Magdalena Valerio- con la efectiva configuración de uno de los requisitos exigidos para el cargo de presidente del Consejo de Estado. Son cosas distintas. Amplío seguidamente.

¿Cuándo un jurista tiene "reconocido prestigio"?

Brindo algunos elementos, de manera enunciativa, para considerar el "reconocido prestigio" de un jurista (en una especialidad del Derecho):

-Vida académica (grado al que se ha llegado en la carrera académica).
-Conferencias impartidas (en foros especializados).
-Participación con ponencias en congresos de la especialidad.
-Pertenencia jerarquizada a organizaciones académicas y científicas.
-Artículos publicados en revistas especializadas.
-Libros publicados (de manera individual y en obras colectivas).
-Premios y distinciones recibidas por la labor científica realizada.
-Trayectoria profesional destacada.
Etc.

Es importante decir, para terminar, que nadie (ni personas ni organizaciones) certifica esta condición. Y mucho menos el gobierno. El gobierno “aplica” el concepto haciendo un juicio de valor, bien o mal, y la justicia revisa esa aplicación, revisa ese juicio.

Fin. @mundiario

Comentarios