Buscar

MUNDIARIO

Berlusconi, el sexo y el pitillito de ZP

Berlusconi dice que no a tener sexo hasta que pasen las elecciones y, la verdad, ahora habrá muchos otros que tam
Berlusconi, el sexo y el pitillito de ZP
Berlusconi dice que no a tener sexo hasta que pasen las elecciones y, la verdad, ahora habrá muchos otros que tampoco, porque la sóla imagen mental de "il cavaliere" en pelotas es como un lingotazo de bromuro, por mucho lifting e implantación capilar que se haga este sujeto. Hemos llegado a un nivel tal de saturación mediática que esta absurda ocurrencia del magnate italiano (todo un monumento engominado a la estulticia) es lo que más ha llamado la atención de cuanto se ha publicado en los medios. Eso, y que Zapatero fuma en la Moncloa, que tiene tela.

Y es que, según cuentan, la tensión en la negociación del Estatut fue de tal calibre que a Artur Mas y ZP les dio por echarse unos pitillitos y eso, para según quien, es grave. Muy grave. Como, al parecer, la gente (excepto cuatro golpistas con tufo a naftalina) no traga ya con el cuento ese de que el Estatut va a romper España y abrir las puertas del infierno, el PP cambiará de argumento. Ahora, lo grave de la reforma estatutaria es que Zapatero fuma en su lugar de trabajo. No es coña, una diputada popular (coruñesa, para más señas) ha planteado una pregunta para la sesión de control del Gobierno en la que insta a la ministra de Sanidad a explicar qué medidas va a tomar contra los que inclumplen la ley antitabaco en la Administración, como el señor Zapatero. Creo que el Gobierno contestará que quien tiene la obligación de hacer cumplir la ley es el Gobierno autonómico, en este caso comandado por la popular Esperanza Aguirre, pero que en cualquier caso el presidente fumaba en una estancia que pertenence a la zona residencial, y no a la de trabajo. El sólo hecho de que tenga que dar una explicación es ya de por sí surrealista y deja patente el nivelazo de la oposición que hace el PP en esta difusa España.

Los populares, por cierto, han descubierto el poder de la Red, donde han comenzado su petición de firmas para apoyar un referendum nacional sobre el Estatut. Otro ejemplo de oposición seria, responsable, que antempone los intereses de España a los meramente partidistas. Así, si los catalanes aprueban en referendum su Estatut, mientras los españoles lo rechazan también en consulta popular, seguro que se contribuye definitivamente a escenificar y potenciar la unidad de España. El PP tiene ya 140.000 firmas electrónicas. Cuidado, no les vaya a dar un calambrazo, que Internet lo carga el diablo.

Luego se les quedan encrespados los pelos del bigote, como los del ex presidente de la nación y actual presidente FAEScista (de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, quiero decir) José María Aznar. El Rey no quiere darle aún el reconocimiento que le corresponde, a diferencia de lo que ha hecho el emperador mundial George Bush hijo (eso sí, previo pago). Aznar tendría que tener ya un título nobiliario, como se les ofreció a sus antecesores en la presidencia del Gobierno, pero la Casa Real no se lo piensa dar aún porque argumenta que el zagal sigue moviendo el bigote a ritmo político. También es cierto que esta no es una ley, sino una costumbre, y que depende únicamente de la voluntad del Rey, que puede hacer marqués o duque o lo que sea a quien le plazca. Y a quien no, pues no. Aunque no sea justo.

Tampoco es justo que el Deportivo tenga que viajar a Mestalla por segunda vez pagándose los gastos de su bolsillo cuando no tiene culpa ninguna de lo sucedido en campo valencianista. A los ches, además, se ve que les sobra la pasta, pues la arrojan sobre los árbitros. Los deportivistas, ingenuos ellos, han acudido a la justicia ordinaria para resolver la cuestión. Quieren que le den el partido por ganado o, en su defecto, se juegue en campo neutral y con los gastos pagados por el Valencia. Si hubieran leído a Castelao sabrían aquel dicho de "Dios nos libre de la Justicia". Si el perjuicio que se causa al Depor es que los valencianistas saldrán más frescos al campo en esta ocasión de lo que lo harían de no haberse detenido el encuentro, los jueces son capaces de ordenar que los jugadores del Valencia corran 44 minutos alrededor del campo antes de reanudarse el encuentro. Y listo.

Además, al jugarse solo un tiempo, el espectáculo será más intenso, no como la gala del 20 aniversario de los Goya, que fue más pesada que la negociación del Estatut. Al menos los gallegos pudimos felicitarnos del triunfo del largo de animación "El sueño de una noche de San Juan", producido por la firma gallega Dygra, y que consolida la potencia de Galicia en este sector. Para que luego digan que los gallegos no son animados. Los que no se animan tanto son nuestros gobernantes, los locales y los autonómicos, que no acaban de articular las infraestructuras que este premiado sector reclama ya desde hace bastante tiempo. Por otro lado, la película "Camarón", también con parte de producción gallega (a cargo de Filmanova), se llevó tres premios. No está mal. Fuimos felices aunque, a las dos de la mañana (hora a la que finalizó la gala), las perdices estaban ya algo frías.