Ozark, sinónimo de calidad en el mundo de las series

Ozark. / Netflix
Jason Bateman y Laura Linney. / Netflix

Una pena que se acabe en Netflix un serial de tan buenas historias humanas, con Jason Bateman y Laura Linney en los papeles estelares.

Ozark, sinónimo de calidad en el mundo de las series

Dice Carlos Bollero que falta cine de calidad en la pantalla grande. Cine que entusiasme a la gente. Puede tener razón. Pero, a cambio, estos años de poco cine en la gran pantalla y de muchas películas y series en las pantallas cada vez más grandes que hay en las casas, ha habido al menos creaciones de aceptable calidad a través de las emergentes plataformas de televisión.

Netflix sube y baja como la Bolsa, salvo cuando se habla de Ozark, palabras mayores. La cuidada producción de drama y suspense estadounidense sabe seducir y atraer a la audiencia. Lo hizo durante cuatro temporadas y, desde este viernes 29 de abril, sigue haciéndolo con sus últimos siete capítulos. 

Una pena que se acabe una serie de tanta calidad, contenido de valor y buenas historias humanas, con Jason Bateman –siempre con todo calculado– y Laura Linney en los papeles más estelares, pero también con presencias notables de personajes secundarios como el singular Peter Mullan, la joven y brillante actriz Julia Garner o el veterano Harris Yulin.

Desde que saltó a Netflix el 21 de julio de 2017, Ozark es como la vida misma, es amor, dinero, pasión, vida, muerte, ... siempre de la mano de los Byrde, una familia controvertida –¿cuál no lo es?– , ideal para seguir de cerca y conocer mejor las luces y sombras de la clase media estadounidense. Inolvidable. @J_L_Gomez

Ozark, sinónimo de calidad en el mundo de las series
Comentarios