Heartstopper: la serie juvenil LGBT+ que dominó el mundo del streaming

Imagen promocional de Heartstopper. / Netflix
Imagen promocional de Heartstopper. / Netflix

La serie protagonizada por Kit Connor y Joe Locke es una de las pocas producciones que tiene 100% de aprobación por parte de la crítica especializada.

Heartstopper: la serie juvenil LGBT+ que dominó el mundo del streaming

Si hablamos de Netflix y 2022, seguramente gran parte de la gente pensará en Heartstopper, la serie protagonizada por Kit Connor y Joe Locke, que está inspirada en la saga de libros del mismo nombre. Y no cabe duda, la historia es fantástica de inicio a fin, por lo que Netflix no tardó en confirmar una segunda y tercera temporada, pero ¿cuál fue la clave de su éxito?

Lo primero en realidad es algo bastante obvio, ya que al ser una serie de adolescentes lo lógico sería que personas de esa edad sean los protagonistas, idea que Hollywood no parece entender normalmente, pero que con Heartstopper ocurre una excepción; y es que el hecho de que los actores y actrices que conforman este espectacular elenco sean acordes a sus personajes hace que los momentos tiernos y tristes de la serie realmente cobren vida.

Algo que particularmente nos atrajo de la primera temporada del show es que se aleja de los estereotipos mostrados en otras producciones, donde los personajes gay siempre tienen un inquietante apetito sexual, por lo que además de tener bastantes escenas que muestran directa o indirectamente que tienen relaciones íntimas, también suele conllevar a que alguno de ellos sea infiel.

¿Cómo lidia Heartstopper con el tema de la representación LGBT?

Todos conocemos lo mucho que se ha hablado de la inclusión forzada desde hace algunos años, donde se alega que los personajes inclusivos aparecen "hasta en la sopa", pero aún cuando Heartstopper es una serie con temática gay, lo maravilloso es que maneja la normalización de una manera bastante armónica, ya que también hay personajes bisexuales, lesbianas, trans, y heterosexuales, por lo que en realidad nos da una muestra de la heterogeneidad de nuestra realidad.

Aunado a esto, la manera en que la historia creada por Alice Oseman hace alusión al autodescubrimiento personal, que en el caso particular de Nick, Tara y Darcy deben afrontar a sus seres queridos para poder ser libres, aún cuando no siempre sea sencillo, ya que no todas las personas son aceptadas por quienes son. 

Por supuesto, no todo es color de rosa y se hace énfasis en el bullying, aunado a los demás retos a los que los integrantes de la comunidad LGBT+ se enfrentan en su día a día, aunque hay que admitir que esto lo hace de una manera un tanto superficial.

Una joya visual

Algo magnífico que Heartstopper tiene, son los detalles sutiles que como audiencia podemos descubrir cuando volvemos a ver los capítulos con mayor detenimiento, algo que inicia desde la increíble capacidad actoral de su cast, como las pequeñas pero tiernas sonrisas que Nick le hace a Charlie, que suelen ir acompañados de hojas de otoño o fuegos artificiales, y que en el caso de Tao y Elle se convierten en corazones.

Póster oficial de Heartstopper. / Netflix
Póster oficial de Heartstopper. / Netflix

Además, hay muchos momentos en que el fondo muestra distintos arcoíris, que pasan completamente desapercibidos a primera vista, lo que los hace aún más especiales una vez que son descubiertos. Definitivamente sería un error no hablar de Heartstopper en el Mes del Pride, y no solo por su temática, ya que hay que recordar que la serie alberga 100% de aprobación en Rotten Tomatoes, lo que es muestra de su singular calidad. @mundiario

Heartstopper: la serie juvenil LGBT+ que dominó el mundo del streaming
Comentarios