Las chicas del cable, un grupo de mujeres que soñaban con la libertad

Las chicas del cable. / Netflix
Las chicas del cable. / Netflix

La primera serie original de Netflix producida en España, cuyo hilo conductor es la búsqueda de la libertad en todas sus variantes.

Las chicas del cable, un grupo de mujeres que soñaban con la libertad

La temporada número uno de 'Las chicas del cable' está ambientada en el Madrid de 1928, sin embargo, los mensajes de la serie ganadora de los Premios Ondas 2017 están más presentes que nunca; libertad sexual, igualdad de género e independencia económica.

Tras superar diversas pruebas para trabajar en la compañía telefónica más famosa del mundo, Alba Romero bajo el seudónimo de Lidia Aguilar (Blanca Suarez), una estafadora por vocación, Carlota Rodríguez de Semillosa (Ana Fernández), quien busca romper los estereotipos impuestos por la sociedad, Ángeles Vidal (Maggie Civantos), quien sufre maltratos e infidelidad por parte de su esposo, y Marga Suárez (Nadia de Santiago), una inocente chica que viaja del pueblo a la ciudad, cada una más distinta a la anterior, se enfrentan a una serie de sucesos que van desde los robos, la envidia y la traición hasta el éxito, el amor y sobretodo, la amistad.

Y es que a lo largo de 42 episodios, este grupo de amigas consiguen enganchar al público con sus deseos de superación, con la búsqueda de la igualdad entre hombres y mujeres, con el anhelo de amar sin esconderse, con la inocencia, la coquetería y el escoger entre un amor del pasado que no puede ser (Francisco Gómez / Yon Gonzalez) o darle una mirada al futuro con el galán de la compañía, Carlos Cifuentes (Martiño Rivas), quien tiene una vengativa madre que seguramente llegarás a odiar.

Empoderamiento femenino

Por otro lado, toda historia tiene un final y este llega en la quinta temporada, donde se produce un salto en el tiempo, viajando a la España de 1936 y a la guerra civil que azotaba al país en ese momento. Suceso que reúne a las chicas por un objetivo en común, cumplir una promesa; sin embargo, estas son acorraladas en un campo de reeducación del franquismo.

Luego de haber superado tantos problemas, este no será la excepción, ¿o sí? Lo cierto es que la historia te hará derramar unas cuantas lagrimitas, pues las chicas del cable son un símbolo de todo lo que enfrentaron las mujeres del pasado y un homenaje a las mujeres del presente, quienes aún luchan por la igualdad de derechos y por la libertad del ser humano. @mundiario

Las chicas del cable, un grupo de mujeres que soñaban con la libertad
Comentarios