El año de mi graduación: una sátira cómica protagonizada por Rebel Wilson

Rebel Wilson protagoniza El último año de mi graduación / Netflix
Rebel Wilson protagoniza El último año de mi graduación / Netflix

La cinta trata temas sobre la discriminación, la comunidad LGBT, los cambios sociales y la superficialidad de la vida digital. 

El año de mi graduación: una sátira cómica protagonizada por Rebel Wilson

Hace unos días Netflix estrenó Senior Year, cinta protagonizada por Rebel Wilson quien interpreta a Stephanie, una chica que logra su sueño de ser una chica popular y que a días del baile de graduación sufre un accidente que la deja en coma por 20 años. La comedia se ha convertido en una de las películas más vistas de la plataforma en sus primeros días de estreno, y no es para menos, pues El año de mi graduación es una joya entre los originales de Netflix.

Además de contar con la audacia y carisma de Rebel, el elenco también cuenta con grandes actores y actrices, tales como Angourie Rice (Spider-Man: Lejos de Casa), Mary Holland (Blunt Talk), Sam Richardson (Veep), Jeremy Ray Taylor (It: Capítulo 1 y 2), Joshua Colley (SexAPPeal), Zoё Chao (Love Life) y Alicia Silverstone (Clueless) quienes logran crear una atmósfera increíble llena de comedia.

Una crítica de la actualidad

Algo único y sumamente genuino de El año de mi graduación es que hace una recopilación de las críticas y tendencias sociales que han ocurrido a lo largo de los años, lo que explica desde un inicio con los clichés de las películas de los 80’s y los 2000, con cintas enfocadas en la popularidad, los bailes de graduación y ese desbordado anhelo por querer ser el rey o la reina del baile.

A partir de este punto, la cinta explora los cambios sociales de nuestra actualidad, pues tras despertar del coma Stephanie se encuentra ante una una sociedad totalmente diferente, donde incluso sus formas de expresión son inadecuadas, debido a que incentivan la discriminación, factor que se reafirma con la idea de la suspención de la coronación de los reyes del baile, que como se ha visto en Chicas Malas (2004) exponen a los ‘marginados sociales’.

La aparición del personaje de Alicia Silverstone es uno de los momentos más especiales de la historia, pues invita al espectador a hacer una reflexión sobre la superficialidad de la vida, pero que a fin de cuentas puede resultar completamente innecesario, e incluso obstaculiza el éxito profesional y personal, pues de alguna manera el capitalismo actual nos ha llevado a pensar que la felicidad está relacionada con cosas materiales.

Inclusión normalizada

Por supuesto, al enfocar el humor negro en el 2022, la cinta recurre a la representación de la comunidad LGBT, las relaciones abiertas e incluso el rompimiento de las etiquetas sociales, como los estilos de ropa, la música, e incluso las pautas de comportamiento. Paralelamente se habla de los movimientos que han tomado fuerza en la última década, como la lucha contra el cambio climático.

Al respecto, Martha (Mary Holland) habla con Stephanie sobre lo difícil que fue la secundaria para ella, principalmente por su orientación sexual, y sabía que el revelarse como lesbiana haría que el resto de la escuela la bulleara; aunque al ser una película júvenil, la historia se límita en los estigmas sociales que maneja, pues en diversos países la diversidad sexual sigue siendo motivo de asesinatos y discriminación.

En general, El año de mi graduación es una película divertida, llena de emociones y momentos únicos que demuestran por qué Rebel Wilson es una de las mejores actrices de la comedia actual. @mundiario

El año de mi graduación: una sátira cómica protagonizada por Rebel Wilson
Comentarios