Reseña Anatomía de un escándalo: una digna adaptación literaria

Imagen oficial de Anatomía de un escándalo. / Netflix
Imagen oficial de Anatomía de un escándalo. / Netflix
Sienna Miller, Naomi Scott, Michelle Dockery, Ben Radcliffe lideran el elenco de este fantástico thriller disponible en Netflix, y que estuvo en el top 10 en 78 países.
Reseña Anatomía de un escándalo: una digna adaptación literaria

Anatomía de un escándalo es una mini serie que está disponible en Netflix y que consta de 6 capítulos que se le harán muy cortos. Esta adaptación es creada por el ganador del Emmy David E. Kelley con Sienna Miller, Michelle Dockery y Rupert Friend, lo tiene todo: trama que engancha, saltos en el tiempo… despacio…. rápido… verdad… mentira… Sí… No…

Para empezar tenemos que alabar la ambientación y la autenticidad de los escenarios londinenses, salpicados exquisitamente con secuencias en la universidad de Oxford, además de agradecer la eficaz dirección de S.J. Clarkson sobre el guion basado en el libro, del mismo nombre que la serie, de Sarah Vaughan, por lo que la serie se encarga de mantener personajes meticulosamente perfilados y liderados por una fantástica Sienna Miller. Una mujer que llena la pantalla cada vez que la cámara se fija en ella, mientras es escoltada por un perfecto Rupert Friend, que borda su papel. Ya nos gustó muchísimo cuando protagonizó al espía Peter Quinn en la serie Homeland, pero aquí ofrece una amalgama de registros difícil de igualar.

El resto del reparto, es igualmente magnífico, y está conformado por Naomi Scott, Michelle Dockery, Ben Radcliffe, etc… Eso sí, hay que encumbrar a Josette Simon en el papel de abogada defensora, al igual que a Joshua McGuire por su antipático papel de cizañero mediático. La verdad es que están todos a un gran nivel interpretativo.

Opinión libre de spoilers

Sobre Anatomía de un escándalo, le voy a decir “qué no es” esta serie: no es un alegato sobre la buena vida de la clase política. No es una crítica al modelo judicial anglosajón; así mismo, no es una reseña sobre sistema educativo británico, ni tampoco es una muestra de las oscilaciones pasionales que sufrimos las personas. No es un ejemplo de honestidad familiar ni de ausencia de integridad. No es la demostración de esa vida perfecta que una vez desmaquillada se convierte en una falsa felicidad…

En fin. Le diré lo que es: la serie realmente es una llamada a la conciencia de cada espectador sobre unos hechos que hábilmente quedan a merced de la opinión subjetiva de cada cual; hechos que se van enlazando como nudos marineros, ya que son consecuencia de otros anteriores, y que aún cuando aparentemente son insignificantes, perturban el presente cuando ya quedaron olvidados en el pasado.

Anatomía de un escandalo es una historia que le obligará a tomar partido y que de una u otra manera le dejará en evidencia consigo mismo y con los demás. Solo le voy a recomendar una cosa: no genere un debate sobre la trama ni dé su opinión a nadie, sea cual sea esa opinión. Sería la forma más rápida de debilitar la confianza que tiene su pareja en usted. A partir de ayer, mi mujer y yo nos miramos “raro”.

Luego no diga que no le he avisado… no es lo mismo, “consentimiento” que “con sentimiento”. @mundiario

Reseña Anatomía de un escándalo: una digna adaptación literaria
Comentarios