Turismo de sol y playa: ¿el único posible en España?

Catedral de Santiago de Compostela.
Catedral de Santiago de Compostela. / Mundiario
Miles de personas de toda Europa llegan a las costas españolas cada año para disfrutar de nuestras playas. Veremos si la arena es el único destino de los viajeros en nuestro país.
Turismo de sol y playa: ¿el único posible en España?

La península ibérica ofrece múltiples opciones que pueden resultar interesantes para los turistas. Algunas de ellas están relacionadas con la cultura, la naturaleza o la gastronomía. Pero, como es conocido por la mayoría, casi todo el turismo español se basa en el ocio y en el llamado “turismo de sol y playa”. Esto se explota sobre todo en la costa mediterránea, en la atlántico andaluza y, por supuesto, en las islas Canarias y Baleares.

Además, es una fuente de ingresos importante para la economía española, que con la pandemia de la covid-19 se ha visto bastante afectada. En el verano de 2020 recibió un 75% menos de turistas, convirtiéndolo así en el peor verano de su historia en este ámbito.

Es cierto que en cuanto se vuelva a retomar la actividad turística plenamente, la mayoría continuará viendo a nuestro país como un lugar donde pasárselo bien y tomar el sol, pero también se prevé acoger a todo tipo de visitantes, ya que la pandemia ha dejado en el mundo entero muchos planes de viajes e ideas para descubrir mundo. ¿Cuáles son esos posibles destinos?

Turismo cultural

España cuenta con 14 recursos inmateriales y 44 recursos materiales que forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Entre ellos se encuentran edificaciones imponentes como la Alhambra en Granada o el Alcázar de Sevilla, que destacan por su influencia árabe y su belleza estética y acogen cada año a cientos de turistas. Los interesados por la cultura española también disfrutarán en el casco antiguo de la ciudad de Santiago de Compostela, visitando desde la famosa Catedral hasta cualquiera de sus edificaciones románticas, góticas y barrocas. Los viajeros también podrían interesarse por el famoso acueducto de Segovia, construcción que existe desde el año 50 d.C y se mantiene en un excelente estado de conservación. También en el Pirineo Aragonés, encontramos un reclamo turístico como es la catedral de Huesca, de estilo gótico, una de las primeras edificadas en nuestro país.

Turismo gastronómico

En Jaca, Huesca, también se puede disfrutar de una de las mejores gastronomías de la península: la comida tradicional aragonesa, donde son famosos los embutidos, los quesos artesanos y el cordero. Muchos visitantes pueden hacer una parada para probar el aceite de oliva de Jaén, primer lugar convertido en productora mundial de este manjar. La famosa paella valenciana es uno de los alimentos que atraviesan fronteras de nuestro país, ya que es uno de los elementos con los que en otros países relacionan España, teniendo múltiples referencias culturales presentes en películas o series de televisión. @mundiario

Turismo de sol y playa: ¿el único posible en España?
Comentarios