Cinco tipos de pasajeros de avión que todos odiamos

Pasajeros de un avión.
Pasajeros de un avión.

Viajar en avión puede ser una experiencia ya de por sí desesperante, pero hay ciertas personas que lo empeoran todo con sus hábitos.

Cinco tipos de pasajeros de avión que todos odiamos

Viajar en avión ya de por sí es una experiencia casi insoportable para muchos cuando se trata de un vuelo largo, como casi cualquier vuelo transatlántico. La experiencia no hace sino empeorar cuando los pasajeros del mismo vuelo tienen hábitos o acciones que son sencillamente insoportables para los demás. A continuación, cinco tipos de pasajeros a los que nadie, realmente nadie soporta:

1. El platicador

Venga, que se entiende que platicar ayuda a pasar el tiempo, pero es que es eso, pasar el tiempo, no pasarse hablando todo el bendito trayecto. Hay algunos que de verdad están dispuestos a abrir sus corazones al vecino de asiento pese a que aquél o aquélla no tienen ni idea de con quién están hablando. Todavía si se tratara de intentar ligar (quiénes no han tenido la fantasía de ligar con alguien en pleno vuelo), pero si es platicar solo por el arte de hacerlo pues mejor que sea por corto tiempo y que se entienda el primer gesto de desinterés de la otra persona (ya saben, dar respuestas cortas, ponerse los audífonos y cosas así).

2. Los amigos que llaman la atención

Nunca falta tampoco un grupo de amigos que viajan en manada. Como si todo mundo tuviera que enterarse, éstos se la pasan gritando durante el vuelo porque a la banda no se le ocurrió que lo mejor era reservar asientos uno al lado del otro. Esta gente no tiene miramientos en hablarse literalmente a gritos y ni mencionar cuando se cuentan un chiste al que los demás no pueden resistir el reírse. Si viajan en grupo, asegúrense de mantenerse lo más juntos posibles, también por su seguridad.

3. El indiscreto

Es de mal gusto ver películas o publicaciones para adultos. Puede sonar un poco chistoso, pero todo mundo lo ve como chiste hasta que pasa. Siempre hay alguno, es que sí usualmente es hombre, el que lleva aunque sea una revista de caballeros y no tiene miramientos en deleitarse enfrente de todos en el avión. Y que ni le digan que la guarde porque él no ve nada de malo en lo que está haciendo, que en sí no es que sea algo nunca hecho por alguien más, pero es que hay lugares para eso.

4. Los padres desconsiderados

Bueno, siendo justos padres desconsiderados los hay en restaurantes, el cine, etc. Pero a diferencia de esos lugares, en un avión un pasajero no puede simplemente ponerse de pie y marcharse si no aguanta el berrinche que está haciendo un niño mientras sus papás lo ven como si fuera un bicho raro con quien ellos no tienen nada que ver. Se entiende cómo son los niños, pero es que al menos hay que tener un poco de vergüenza con los demás e intentar callarlo. Es como si los demás tuvieran la obligación de soportar aquel escándalo.

5. Los pateadores

Hay aviones en los que los espacios entre filas de asientos son estrechos, pero es que tampoco es gracia pasar todo el trayecto dando pataditas al asiento de enfrente. Esto es algo súper recurrente, y uno termina preguntándose qué tanto puede hacer un pasajero para pasar pateando un mismo asiento durante horas. Alguien puede intentar acomodarse y tal en su lugar, pero ya de eso a agarrar a patadas la butaca como Rocky a una vaca pues ya es mucho. @mundiario

Cinco tipos de pasajeros de avión que todos odiamos
Comentarios