Buscar

MUNDIARIO

Nerja, turismo natural y tranquilo

Este bonito pueblo malagueño cuenta con fantásticas playas pero también ofrece otras opciones para hacer turismo no solo en verano. Las cueva de Nerja o el acantilado de Maro son solo algunas de ellas.
Nerja, turismo natural y tranquilo
Playa.
Playa.

Claudia Silver

Colaboradora.

Nerja es una localidad andaluza situada en la costa malagueña a pocos kilómetros de la frontera con la provincia de Granada. Cuenta con una población aproximada de unos 20.000 habitantes, pero en verano, gracias a su playa y al resto de playas cercanas, aumenta su número, así como su ritmo de vida.

Nerja es un lugar que merece la pena visitar por la cantidad de atractivos que ofrece a los turistas. Se trata de un pueblo bonito y tranquilo, aunque esa tranquilidad se ve algo alterada en verano con el incremento de la llegada de personas ansiosas de playa; sin embargo, está lejos del bullicio que se forma en otras localidades que tienen más renombre. Además, Nerja es mucho más que sus playas, por lo que cualquier época el año es buena para visitar este pueblo malagueño.

Tanto en temporada alta como en temporada baja es fácil encontrar alojamiento, ya que existe una amplia oferta de apartamentos en Nerja en los que descansar y hacer noche.

La cueva de Nerja

A solo cinco kilómetros del casco urbano, el visitante puede admirar la belleza natural de la cueva de Nerja. El lugar es también conocido como la Catedral natural de la Costa del Sol.

Observar este espacio descubierto en 1960 resulta sobrecogedor. Desde luego, es una actividad obligada para todos aquellos que lleguen hasta Nerja. De hecho, justifica por sí sola un viaje hasta la localidad costasoleña.

Si acudes en verano, te interesará saber que cada año, en el mes de julio, se celebra en su interior el Festival Internacional de Música y Danza.

Muy cerca de la cueva se encuentra el acantilado de Maro con unas vistas del mar que quitan el hipo.

Rutas naturales

Más allá de la propia urbe, los turistas pueden disfrutar de toda la naturaleza que rodea a Nerja. Además de la famosa cueva, puedes recorrer varias rutas senderistas durante cualquier época del año, con la vista del mar Mediterráneo acompañando durante los diferentes itinerarios: a la fuente del Esparto, al Almendrón, al peñón de los Castillejos, a la cuesta del Cielo, etc.

En la oficina de turismo de Nerja encontrarás toda la información que necesites para cubrir las diferentes rutas y senderos.

Playas de la zona

Cuando el buen tiempo asoma, la vida se dispara en Nerja. La zona cuenta con un buen número de playas y calas que son ideales para el baño, para escapar y para encontrar un poco de alivio ante las altas temperaturas.

El Playazo, Calahonda, La Torrecilla, Burriana, La Caletilla, El Chorrillo, El Salón, Carabeillo, Carabeo o El Chucho ofrecen muchas opciones de relax para los bañistas. Pero, por si fuera poco, a pocos kilómetros se encuentra la playa de Maro o la famosa playa de La Herradura, un lugar en el que aprender y practicar el submarinismo.

Gastronomía

Nerja también tiene su propio patrimonio gastronómico, otro de los tesoros de la zona. A los clásicos espetos de sardinas a la brasa hay que añadir otros manjares como los maimones con uvas, el potaje de hinojos, el ajoblanco con uvas, las berzas, el emblanco de pescado o, si buscas algo dulce, las tortitas de harina con miel o la compota de batata con miel.