Monasterio de Tentudía: un lugar de serenidad extremeña

Exterior Tentudía
Exterior Tentudía. / Enrique Vázquez
En plena sierra, después una carretera de montaña, en lo alto de una loma, aparece presidiendo los campos extremeños que a primera o última hora es más que un privilegio visitar. 
Monasterio de Tentudía: un lugar de serenidad extremeña

Viajar por Extremadura es, desde luego, un viaje distinto: lugares con historia, gastronomía más que particular, un freno a nuestro reloj biológico.

Dentro del Patrimonio Nacional que España posee hay lugares muy bien guardados, como es el caso del Monasterio de Tentudía.

Por más que se pregunte poca gente lo conoce. En plena sierra, aparece después una carretera de montaña, en lo alto de una loma, presidiendo los campos extremeños que a primera o última hora es más que un privilegio visitar. Se encuentra en un buen estado en líneas generales y encierra su propia leyenda.

Momentos de batallas contra árabes

Durante el siglo XIII en momentos de batallas contra árabes, los cristianos se preparaban para enfrentarse en una dura batalla. Al frente se encontraba el capitán Peláez Pérez Correa, de origen portugués que tomó Ayamonte y el Alentejo en Portugal para los cristianos, dio lealtad de la Corona de Castilla y Aragón, participando en las conquistas de Murcia y Sevilla. Falleciendo en Talavera de la Reina fueron trasladados sus restos al Monasterio de Tentudía por orden de los Reyes Católicos, después de conocer toda la historia que les relato.

Claustro Tentudia

Claustro Tentudia. / Enrique Vázquez

Y es que este Monasterio se levantó después de ganar la batalla. Una vez comenzada la misma, el capitán viendo que la noche se iba a echar encima, estando el ocaso cerca e iba a decantar hacia el lado árabe el resultado, gritó pidiendo a la Virgen ¡Santa María detén tu día!, frenando la puesta de sol, haciendo que durara algo más la luz y pudiendo terminar la batalla. De las palabras detén tu día, quedó en Tentudía la denominación de este conjunto mudéjar renacentista, muy sencillo, donde se respira la paz del campo y el frescor de sus muros en verano.

Toda esta historia pueden verla en una de las salas contiguas al altar de la Iglesia, donde se reproduce de manera original para todos los públicos, siendo la sala contraria, una capilla fúnebre, el lugar de reposo de D. Fernando Ozores y Gonzalo Mejías, dos maestres santiaguistas y de García Hernández, camarero real.

Enterrramiento de los Maestres Santiagueses

Enterrramiento de los Maestres Santiagueses. / Enrique Vázquez

La Iglesia de una sola nave, pueden visitarla dos veces. La primera en la visita de la planta baja, junto con el claustro. La segunda, si encuentran una de las puertas repartidas por la primera planta del claustro, que da acceso a la zona de lo que hoy sería el coro, en su momento la parte reservada a los monjes que allí vivían, con el altar de frente es la mejor zona para una gran foto.

Interior Claustro

Interior Claustro. / Enrique Vázquez

Bien de Interés Cultural

Siendo su retablo lo más original, ya que está hecho de azulejo, de gran colorido, muestra las escenas de la batalla e intercesión de la Virgen

Tentudía estuvo dirigido por la Orden de Santiago en sus principios, siendo luego un colegio, donde se impartía letras, teología, terminando con la desamortización de Mendizábal.

La visita desde la población de Calera de León se puede hacer en coche, hasta el pie del monasterio, recorriendo una carretera de montaña de fácil acceso y buen pavimento, pudiendo aprovechar para hacer senderismo por la zona y hay que tener en cuenta que es el punto más elevado de Badajoz, con lo que las pendientes, no excesivas, no son para principiantes.

Fue declarado Bien de Interés Cultural. @mundiario

Monasterio de Tentudía: un lugar de serenidad extremeña
Comentarios