Buscar

MUNDIARIO

Qué hacer cuando tu jefe todavía espera que estés disponible durante tus vacaciones

Has estado planeando unas vacaciones y estás esperando un merecido descanso, pero desafortunadamente sabes que eso no es lo que te espera. ¿Por qué? Bueno, tu jefe tiene una habilidad especial para ignorar por completo tu tiempo libre programado.

Qué hacer cuando tu jefe todavía espera que estés disponible durante tus vacaciones
Jefe en el trabajo. / Pexels.com.
Jefe en el trabajo. / Pexels.com.

Sara Rada

Periodista.

A pesar de tus mejores esfuerzos para desconectar, tu bandeja de entrada se desborda constantemente con solicitudes "rápidas" y preguntas urgentes. La culpa de las vacaciones no tarda mucho en aparecer, lo que significa que siempre escuchas una respuesta cuando se supone que debes poner los pies en el suelo o, más bien, en la arena. 

Estás desesperado por que este viaje sea diferente, deseas que tu tiempo libre sea un verdadero descanso de la oficina, y no solo un cambio de escenario, pero, ¿cómo puedes hacer que eso suceda? Especialmente cuando tu jefe parece pensar que estarás disponible las 24 horas del día y estar constantemente sintonizado se ha convertido en la norma. 

Usa esto como tu guía para tomar una decisión libre de culpa y realmente disfrutar de tu tiempo libre: 

1. Establece expectativas lo antes posible

Tus vacaciones libres de estrés comienzan mucho antes de empacar tu maleta: cuanto antes puedas preparar a las personas (¡especialmente a tu gerente!) para tu próximo tiempo libre, mejor estarás.

Si tu empresa requiere que tus solicitudes de vacaciones sean aprobadas previamente por tu gerente, entonces él o ella deben tener un aviso anticipado sobre cuándo estarás fuera. Dos o tres semanas antes de cerrar sesión, recuérdale a tu jefe acerca de tu próximo tiempo libre. 

2. Conecta a los miembros de tu equipo en tu tiempo libre

Tu jefe no es el único que necesita saber que no estarás disponible durante un período de tiempo establecido. Debes informar a los demás miembros de tu equipo inmediato (o, en realidad, a cualquier persona con la que trabajes con frecuencia) para saber cuándo estarás ausente y cuáles son tus expectativas en términos de comunicación.

3. Encuentra un reemplazo de vacaciones

Desafortunadamente, el mundo no se detiene cuando estás de vacaciones. Uno de tus proyectos más grandes podría llegar a ser problemático o uno de tus clientes habituales podría necesitar algo con urgencia.

Por eso es inteligente elegir a uno de tus compañeros de trabajo para que te sirva de reemplazo mientras estás fuera. Debe ser alguien de tu departamento que se encargue de responsabilidades relativamente similares a las tuyas.

4. Envía un correo electrónico de recordatorio final

Has llegado al último día antes de tus vacaciones y estás atando cabos sueltos, como limpiar todas esas tazas de café de tu escritorio y pedirle a alguien que riegue tu planta mientras estás fuera.

Hay otra cosa que debes agregar a tu lista: un correo electrónico de recapitulación final. Este mensaje es un recordatorio final de que estás a punto de cerrar la sesión por un tiempo, y también debes tocar otros datos útiles como:

- Qué tareas importantes terminaste

- Qué tareas pendientes deben abordarse mientras estás fuera

- A quién deben acudir los miembros del equipo para obtener respuestas en tu ausencia

Definitivamente querrás enviar esto a tu jefe, pero asegúrate de contactar a cualquier otro miembro del equipo (incluida la persona que identificaste como tu punto de contacto suplente) para que estén al tanto de cómo dejas las cosas. 

5. Configura tu mensaje de fuera de la oficina

Esto debería ser lo último que debes hacer antes de salir de la oficina y pasar al modo de vacaciones.

El autorespondedor fuera de la oficina sirve como un recordatorio constante de todos los detalles importantes que ya has enfatizado: cuánto tiempo estás fuera, cuándo las personas pueden esperar una respuesta y a quién deberían contactar en tu lugar.

Si sabes que tu gerente está capacitado para llenar tu bandeja de entrada a pesar de las constantes respuestas fuera de la oficina, asegúrate de ser explícito en tu mensaje de que no responderás ningún correo electrónico durante tus vacaciones.

6. No tengas miedo de mantenerte firme

Has marcado todas las casillas anteriores y tu jefe aún no entiende. No te has ido y la locura ya ha comenzado. Recuerda que le enseñas a las personas cómo tratarte, y este patrón no va a cambiar si continúas excusando el comportamiento y respondiendo a los mensajes.

Entonces, con eso en mente, puedesresponder a un correo electrónico, es correcto, solo uno, y tu respuesta no debe incluir el abordaje de ninguna acción o el cumplimiento de solicitudes. En cambio, tu respuesta a tu jefe debe ser breve, dulce. 

¿Después de esto? Cumple tu palabra cerrando la sesión de tu correo electrónico y negándote a revisar los mensajes que llegan. Incluso si tu jefe sigue enviando notas constantes, al menos puede desconectar y maximizar tu tiempo de vacaciones.

Todos tenemos derecho a un tiempo fuera de la oficina para recargar, pero, desafortunadamente, algunos jefes no lo entienden tanto como otros. Si estás trabajando para alguien que no parece valorar ni honrar tu tiempo libre, usa esto como guía para disfrutar de un tiempo libre de estrés, sin culpa y (¡ojalá!) sin correos electrónicos fuera de tus responsabilidades laborales. Después de todo, te lo mereces.   @mundiario