España está abocada a fortalecer su tejido económico y asumir que no solo debe vivir del turismo

Stand de Galicia en Fitur. / Mundiario
Stand de Galicia en Fitur. / Mundiario
Un escenario de futuro puede ser compatible con que España se mantenga como una potencia global en turismo, aunque de otro modo. Son varias las opciones en ese sentido.
España está abocada a fortalecer su tejido económico y asumir que no solo debe vivir del turismo

Al hilo de la celebración de Fitur, Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), sostuvo que el turismo –pilar clave del PIB español, venido a menos tras la pandemia– tiene que desplegar todo su potencial para afrontar desafíos como el desarrollo de un modelo sostenible, la digitalización y la lucha contra el cambio climático. Pero, de entrada, la prioridad es la recuperación, lo cual depende de cómo evolucione la pandemia, tanto en España –por el mercado interno– como en países como Alemania o el Reino Unido, de donde suelen llegar millones de turistas a España.

No es la primera vez que el líder de la patronal pone el acento en el turismo, convencido de que si este sector resiste, las previsiones de crecimiento podrían cumplirse. Ahora bien, los empresarios insisten en que hay que ser prudentes con los datos de crecimiento –apelan a un 2020 fallido– y reclaman medidas para consolidar la salida de la crisis generada por la pandemia de la covid-19. Así lo hicieron ya en septiembre de 2021 en la jornada Sostenibilidad y digitalización, claves para la reactivación de la economía y el empleo de la Comunidad de Madrid, con motivo del 35º aniversario del diario económico Expansión.

Si bien hay muchas maneras de presentar el relato económico de la pandemia, el resultado es que su PIB es el segundo más dañado de la UE en el período 2020-2021, solo por delante de Grecia, y que su tasa de paro –próxima al 16% en el segundo semestre de 2021– es la segunda más alta, igualmente tras la griega. La causa, según la opinión generalizada de los expertos, está ligada al modelo productivo, hipertrofiado hacia el turismo de no residentes. Al no venir todos los millones de extranjeros que solían recalar en España, su economía se resiente, por lo que parece lógico que España debe fortalecer su tejido económico y entender que no solo debe vivir del turismo.

Ana José Varela, directora financiera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que fue entrevistada por José Luis Gómez, coautor de Cómo salir de esta (II), para el Anuario 2021 del Foro Económico de Galicia, sostiene que el turismo supone en España más del 12% del PIB y del empleo, el 16% de los ingresos por exportaciones y un 50% de los ingresos por exportaciones de servicios, de ahí que la frenada en seco del turismo internacional en 2020 –más del 75% de abril de 2020 a marzo de 2021– pasase una factura tremenda a la economía. Es más, la actividad turística podría también verse afectada por el Brexit, pues el Reino Unido supone más del 20% del gasto turístico en España. Por eso es importante que la situación sanitaria mejore. En este punto el aumento del ritmo de vacunación es una noticia positiva, a pesar de todos los reveses de sobra conocidos.

A riesgo de rebajar la cantidad, España puede aumentar la calidad como el mejor camino para elevar la competitividad del turismo y mejorar la oferta cultural

Un escenario de futuro puede ser compatible con que España se mantenga como una potencia global en turismo, aunque de otro modo. A riesgo de rebajar la cantidad, puede aumentar la calidad como el mejor camino para elevar la competitividad del sector y mejorar la oferta cultural. Santiago Lago Peñas, catedrático del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo, también parece tenerlo claro cuando sugiere que, "más que hablar de cambio de modelo productivo –ya llevábamos muchos años hablando de esto, desde antes de la pandemia–, tenemos que manejar otro concepto" de futuro para la economía española.

De entrada, el sector recuperó el turismo interior –el número de pernoctaciones de residentes en julio de 2021 supuso el más elevado de la historia estadística, incluido el 2019, un año récord– y tiene pendiente la vuelta de los visitantes extranjeros, básicamente británicos y alemanes, ya que juntos representan una tercera parte de todos los turistas de otros países. Es clave que la campaña de vacunación siga aportando confianza, de manera complementaria con otro tipo de medidas sanitarias.

El sol y la playa constituyen una fórmula de éxito más que contrastada, pero –sin renunciar a la sostenibilidad medioambiental– hay margen de mejora en la buena gestión los atractivos históricos, culturales, artísticos o gastronómicos del conjunto de España –no solo del Mediterráneo o las Canarias–, lo que daría pie a viajeros con demandas más selectivas y mayor poder adquisitivo.

Es en este contexto en el que comunidades como Galicia pueden jugar sus bazas, al tiempo que en el caso del noroeste español llega una novedad importante: el tren de alta velocidad está ya en Ourense. “El AVE a Galicia supondrá un nuevo impulso para que Ourense pueda alcanzar una mayor cuota de nuevos turistas”, sostiene Paula Sánchez, técnica en turismo y marketing en Artabria Turismo y colaboradora de MUNDIARIO.

El Camino de Santiago es clave para la estrategia turística de Galicia y del norte de España, ligada esta vez a un doble año xacobeo. En septiembre de 2021 ya había llegado el peregrino número 100.000 –un portugués de 60 años, Jorge Manuel Domingues, que recorría el Camino junto a su hijo–, todo un referente de quienes peregrinan fruto de una cultura universal. "La peregrinación es un fenómeno, una práctica, que está presente en distintas religiones y espacios físicos, aunque con diversas motivaciones y modelos, por lo que podemos hablar de una práctica casi universal", corrobora Xesús Palmou, presidente de la Academia Xacobea y coautor del libro Crónica de un peregrino singular (Mundiediciones). @mariacadaval en @mundiario

España está abocada a fortalecer su tejido económico y asumir que no solo debe vivir del turismo
Comentarios