Buscar

MUNDIARIO

Cinco cosas que jamás deberías hacer al visitar una playa nudista

Estas playas despiertan mucho morbo en las personas pero también tienen ciertas reglas no escritas que nudistas primerizos o experimentados deben cumplir sí o sí.

Cinco cosas que jamás deberías hacer al visitar una playa nudista
Un hombre camina a la orilla de una playa nudista.
Un hombre camina a la orilla de una playa nudista.

Firma

Claudia Silver

Claudia Silver

La autora, CLAUDIA SILVER, es analista de tendencias y de moda. Escribe para Lifestyle y Motor en @mundiario

Hay pocos lugares tan cargados de morbo como una playa nudista. Estos sitios son visitados tanto por personas aficionadas al naturismo o nudismo como algunas otras tantas movidas por el morbo de moverse de arriba para abajo sin dejar nada a la imaginación. No obstante, hay ciertas cosas que cualquiera que esté pensando ir a una por primera vez debería saber:

1. Desnudarse rápido

Sí, es cierto que es a lo que todo mundo va, pero desnudarse de un solo golpe puede delatar que alguien va solo para exhibirse y no para disfrutar de pleno de la experiencia. Y esto es también para quienes van aventurándose precisamente en la experiencia, es decir, quienes sí se sienten atraídos por el nudismo, pues en muchas playas tampoco es que vayan a pasar agentes de seguridad pidiendo que se quiten hasta la última prenda que tengan puesta. Cada quien se adapta al ambiente a su ritmo.

2. Acosar con la mirada

Hay que ser objetivos y decir que el cuerpo humano despierta admiración en todos y todas, y más si éste está totalmente al descubierto. No obstante, eso no quiere decir que los nudistas se sientan incómodos con que se les queden viendo fijamente como acosando con la mirada. Este es un gesto de mal gusto en todas partes y más en uno en que la gente va a sentirse liberada.

3. No usar toalla

Es solo imaginar cuántas bacterias o gérmenes hay en uno de estos lugares. Es importante llevar siempre una toalla cada vez que alguien se siente en alguna dependencia de estas playas, porque al final de cuentas ser nudista no quiere decir que la gente no vaya a tener higiene.

4. Tomar fotografías

¿Cuántos de sus amigos han subido alguna vez a Facebook una foto en una playa nudista? Pues es que en estos lugares las fotografías no es que sean prohibidas, pero es que no todo mundo se siente 100% cómodo con su desnudez (ver nuevamente el primer inciso de la lista) y hay otros que temen que luego esas fotos no vayan a desaparecer nunca. El asunto es peor si alguien piensa que es buena idea tomarle una foto al paisaje con decenas de personas revoloteando en el lugar con sus atributos al aire.

5. Intentar ligar con alguien

En torno a este tipo de destinos hay cientos de historias y mitos así como de las personas que las frecuentan. No obstante, y pese a la carga de erotismo que se les atribuye, este tipo de playas no son forzosamente el mejor lugar para ligar con los demás. Es que bueno, qué difícil debe ser acercarse a alguien estando ambos desnudos e intentar convencer a la persona totalmente desconocida de que no se está buscando solo sexo. ¿De qué pueden hablar para hacer la plática interesante si ya a simple vista no hay nada del uno que el otro no haya visto? @mundiario