El castañar de Hermisende, un lugar con una luz especial

Castañar de Hermisende. Nómadas ocasionales.  (5)
Castañar de Hermisende. / Nómadas ocasionales.

Una ruta apta para todos los miembros de la familia, con un aura que solo poseen los bosques con árboles centenarios como este.

El castañar de Hermisende, un lugar con una luz especial

Apenas está amaneciendo cuando llegamos a Hermisende, un municipio zamorano en algún lugar entre Sanabria, Orense y Portugal, atraídos por la belleza de sus castaños centenarios.

¿Caminas con nosotros?

Mientras damos los primeros pasos, el bosque se despereza y se va quitando de encima la escarcha, son las 9 de la mañana y el termómetro apenas llega a marcar 1º. Cuando el planeta tiene tal regalo a la vista no nos importaría madrugar aún más.

En cuanto a la ruta escogida para el día de hoy, decir que se trata de algo sencillo, apta para todos los miembros de la familia o del grupo de amigos pues hemos venido a pasarlo bien y no a sufrir. El lugar está ungido de una luz especial, un aura que sólo poseen los bosques con árboles centenarios como este Castañar de Hermisende.

De repente, el castañar de Hermisende se termina y salimos a un claro en el bosque. Nosotros seguimos caminando por una pista ancha y señalizada con flechas amarillas.

Castañar de Hermisende. Nómadas ocasionales.  (4)

Castañar de Hermisende. / Nómadas ocasionales

 

Castañar de Hermisende. Nómadas ocasionales.  (3)

Castañar de Hermisende. / Nómadas ocasionales

 

Castañar de Hermisende. Nómadas ocasionales.  (2)

Castañar de Hermisende. / Nómadas ocasionales

Líquenes, musgos, hongos y demás elementos de la naturaleza hacen de este lugar una orquesta para los sentidos no sólo para la vista sino también para el olfato.

Sin apenas darnos cuenta, hemos llegado al punto más alto de la ruta y ahora nos toca una ligera bajada para adentrarnos de nuevo en el bosque. La última parte de la ruta nos pone un poco tristes, pues esta zona fue afectada este verano por un incendio forestal.

Para terminar con buen sabor de boca, visitamos el puente sobre el río Tuela, un lugar realmente idílico antes de regresar a Hermisende y dar por finalizada la jornada.

Puedes conocer la ruta de forma más extensa pinchando aquí.

¿Quién son Nómadas Ocasionales? Conócenos.

El castañar de Hermisende, un lugar con una luz especial
Comentarios