Así es la Ribeira Sacra, un lugar tocado por el cielo

Ribeira Sacra. / Turismo de Galicia
Ribeira Sacra. / Turismo de Galicia

En estas tierras, fértiles y con un microclima propicio, los monasterios crearon una cultura del vino que hoy está más viva que nunca.

Así es la Ribeira Sacra, un lugar tocado por el cielo

Haciendo de Ourense y Lugo un único reino, las aguas del Sil y del Miño corren a encontrarse creando un entorno divino, la Ribeira Sacra. Parajes imponentes como los cañones del Sil, que son navegables, y paisajes que albergan una de las mayores concentraciones de Europa de iglesias y monasterios medievales.

En estas tierras, fértiles y con un microclima propicio, los monasterios crearon una cultura del vino que hoy está más viva que nunca bajo la D.O. Ribeira Sacra.

El geodestino Ribeira Sacra abarca los ayuntamientos de A Peroxa, A Pobra do Brollón, A Teixeira, Bóveda, Carballedo, Castro Caldelas, Chantada, Esgos, Monforte de Lemos, Montederramo, Nogueira de Ramuín, O Saviñao, Pantón, Parada de Sil, Paradela, Portomarín, Quiroga, Ribas de Sil, Sober, Taboada y Xunqueira de Espadanedo.

En la Ribeira Sacra el agua constituyó el primero camino. Al lado de los ríos que surcan los valles se establecen fronteras naturales para organizar el espacio. La orografía de la zona invita al recogimiento, a la reflexión y al descubrimiento de uno mismo. Quizás fue por esto que las órdenes monacales encontraron en esta zona su cobijo.

Debe su nombre al asentamiento en las orillas de las aguas de importantes cenobios que fueron cuna de la cultura y de la espiritualidad de un tiempo, y que hoy son los tesoros en piedra de esta tierra. Ejemplos colosales de la arquitectura religiosa son los conventos de Santa Cristina de Ribas de Sil en Parada de Sil, Santa María de Ferreira en Pantón, Santa María en Montederramo, San Pedro de Rocas en Esgos, Santa María de Xunqueira de Espadanedo y Santo Estevo de Ribas de Sil en Nogueira de Ramuín.

Pero también las iglesias forman parte del paisaje espiritual y religioso de estas tierras. Entre otros muchos templos y santuarios dignos de visita, destacan las iglesias de Santo Estevo de Atán, San Miguel de Eiré y San Fiz de Cangas en Pantón, Santa María de Pesqueiras en Chantada, San Xoán de Portomarín, San Paio de Diomondi y Santo Estevo de Ribas de Miño en O Saviñao o los templos de San Xoán da Cova y Santo Estevo de Chouzán en Carballedo.

No se pode marchar de la Ribeira Sacra sin conocer los lugares que obtuvieron la Declaración de Bien de Interés Cultural: el Conjunto Histórico Artístico del Pazo de Taboada y el Conjunto Histórico Artístico de las Bodegas de Vilachá en A Pobra de Brollón. El centro histórico de la ciudad de Monforte de Lemos muestra la importancia de esta villa en épocas pasadas. Destacan el monasterio de Nosa Señora da Antiga también conocido como Colegio de la Compañía, el monasterio de San Vicente do Pino (actualmente parador de turismo) y la torre de homenaje del antiguo castillo de los Lemos (ahora un museo).

Así es la Ribeira Sacra, un lugar tocado por el cielo
Comentarios