Buscar

MUNDIARIO

Abogados rechazan la presión del gobierno de Trump para controlar la Corte de Inmigración

La élite política establecida en el círculo de poder de Trump se ha propuesto la convicción ideológica y administrativa de hacer de EE UU un Estado más nacionalista.
Abogados rechazan la presión del gobierno de Trump para controlar la Corte de Inmigración
Una sala de apelaciones de la Corte de Inmigración de EE UU / Univisión.
Una sala de apelaciones de la Corte de Inmigración de EE UU / Univisión.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

La crisis sanitaria sigue aumentando de intensidad en Estados Unidos a medida que el impasse administrativo y legal en el sistema migratorio se acrecienta por los intereses políticos de Donald Trump. La Corte de Inmigración es ahora un objetivo crucial en la política interior del mandatario.

Y es que la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) manifestó este jueves su rechazo a las “presiones” del gobierno de Trump para que los jueces de la Junta de Apelaciones de Inmigración renuncien o pasen a retiro anticipado para nombrar en su lugar a magistrados afines a la política migratoria del presidente.

De esta forma, se confirma que la estrategia de Trump es controlar toda la administración del monopolio del Poder Judicial para impulsar su política proteccionista antimigratoria con el pretexto político de la seguridad sanitaria pública.

“Este gobierno ha tomado numerosas medidas para alterar la composición y el papel de la BIA en un esfuerzo por obtener un mayor control sobre los tribunales de inmigración e influir en las decisiones judiciales”, dijo Benjamin Johnson, director ejecutivo de AILA, en una entrevista a la cadena latino-estadounidense Univisión.

La élite política establecida en el círculo de poder de Trump se ha propuesto la convicción ideológica y administrativa de hacer de EE UU un Estado más nacionalista de lo que ya ha sido a lo largo de su historia, y para lograrlo deben instaurar un nuevo esquema socioeconómico que excluya a la migración del sistema neocapitalista estadounidense.

“En los últimos meses salió a la luz que el director de la Oficina de Revisión de Inmigración de Casos Migratorios estaba tratando de llenar vacantes con personas designadas que tienen una de las tasas de concesión de asilo más bajas del país”, agregó Johnson. @mundiario