Buscar

MUNDIARIO

Por qué el zinc es importante y dónde puedes encontrarlo 

Se trata de un oligoelemento importante que todos necesitamos para mantenernos saludables. Descubre cómo incluirlo en tu dieta de forma natural.

Por qué el zinc es importante y dónde puedes encontrarlo 
Zinc. / Pexels.
Zinc. / Pexels.

Es común que escuchemos sobre el zinc todo el tiempo, pero ¿realmente tenemos claro qué es y por qué nuestro organismo lo necesita? Probablemente la respuesta sea no en la mayoría de los casos, por eso te traemos una breve explicación en claves: 

> El zinc es un mineral esencial que interviene en la regeneración de los tejidos celulares y la síntesis del ADN. 

> Es importante para garantizar el crecimiento y desarrollo correcto en la infancia y durante el embarazo (por eso su consumo suele estar orientado a las mujeres). 

> Está involucrado en la producción de hormonas como la testosterona, contribuye a mantener la salud de la piel, el pelo y las uñas y, sobre todo, su aporte adecuado es clave para fortalecer las defensas del sistema inmunitario (de hecho, en el tratamiento de los resfriados se utilizan suplementos de zinc).

> El zinc ayuda a tener un sistema inmunológico fuerte, capaz de ‘defenderse’ contra las toxinas y sustancias extrañas. También es crucial en el desarrollo de células T, que ayudan a combatir las células infectadas por virus y las células cancerosas.

> Mantiene estable el azúcar en la sangre. El zinc desempeña un papel en la síntesis, el almacenamiento y la liberación de insulina (la hormona responsable de mantener estables los niveles de azúcar en la sangre) en el páncreas. En resumen: una deficiencia de zinc puede traducirse en cambios negativos en los niveles de apetito y azúcar en la sangre.

Pero… ¿dónde puedo encontrar el zinc que necesito?

- Proteínas. En alimentos como las ostras, el cangrejo azul, el cordero, o la carne de cerdo, hígado o en los huevos. 

- Frutas y verduras. Espinaca, perejil, brócoli, espárragos, tomates, alcachofa. 

- Frijoles, frutos secos y legumbres. Semillas de cáñamo, garbanzos, frijoles negros, merey, 

- Lácteos. Yogur griego, queso cheddar, leche. 

Por último, un dato no menos importante: el zinc puede ser perjudicial si se ingiere en exceso. Aunque los expertos destacan que al ser consumido en alimentos que incluimos en nuestra dieta, los riesgos son nulos. ¿El verdadero problema? Cuando el zinc se administra en suplementos. 

Recuerda: la cantidad diaria recomendada de zinc es de 8 miligramos (mg) para las mujeres y de 11 mg para los hombres adultos. @mundiario