Los videojuegos activos proporcionan un entrenamiento alternativo

Hombre utilizando gafas de realidad virtual. Xatana.
Hombre utilizando gafas de realidad virtual. Xatana.

Un estudio muestra que los videojuegos activos tienen efectos positivos para la salud de las personas que no quieren ir al gimnasio.

Los videojuegos activos proporcionan un entrenamiento alternativo

Hacer ejercicio no es conocido por ser divertido, pero los nuevos videojuegos activos y de realidad virtual pueden ayudar a cambiar eso. Los exergaming, o videojuegos activos, pueden ser la introducción perfecta para ayudar a las personas a ser más activas, según una nueva investigación de la Universidad de Georgia.

Cualquiera puede encontrar un exergame que coincida con sus intereses. Dance Dance Revolution, EA Sports Active y Beat Saber son algunos de los exergames más populares. Existen opciones de juegos activos para la mayoría de las consolas de juegos, como Xbox y Nintendo e investigaciones anteriores han demostrado que los juegos de ejercicios pueden tener beneficios físicos, particularmente cuando reemplazan a los videojuegos sedentarios tradicionales.

Este estudio mostró que los exergamers sentían altos niveles de satisfacción y una sensación de autonomía sobre su régimen de ejercicio. "Cuando una persona se siente autónoma, es más probable que haga ejercicio o exergame por su cuenta. Se sienten dueños de lo que están haciendo y lo están haciendo por sí mismos, por lo que es más probable que continúen con la actividad", dijo Sami Yli-Piipari, coautora del estudio y profesora asociada en el Departamento de Kinesiología de Mary Frances Early College of Education

El ejercicio tradicional, como levantar pesas o correr, no atrae a algunas personas, pero pueden estar abiertos a los videojuegos activos porque no parece ejercicio. Ese deseo de jugar podría ayudar a las personas a sumergirse en la actividad física sin las presiones o el aburrimiento que a veces conlleva ir al gimnasio, dijo Yongju Hwang, autor correspondiente del estudio y estudiante de doctorado en kinesiología.

Publicado en el International Journal of Sport and Exercise Psychology, el estudio siguió a 55 personas cuya actividad física diaria estaba por debajo de los 150 minutos por semana recomendados. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a exergame o participaron en clases de aeróbicos tradicionales tres veces por semana durante seis semanas. Los exergamers podían elegir entre una variedad de juegos, incluidos Just Dance, Kinect Sports y Zumba Fitness World Party durante el transcurso del estudio.

El estudio midió la actividad física y el esfuerzo durante las sesiones de ejercicio con acelerómetros, monitores de frecuencia cardíaca y una escala que mide qué tan duro creían los participantes que estaban haciendo ejercicio. Los investigadores también utilizaron una variedad de escalas para evaluar el disfrute de los participantes de sus entrenamientos y su motivación para hacer ejercicio, entre otras cosas.

Los individuos asignados a las clases tradicionales trabajaron más duro que sus contrapartes en el grupo de exergaming. Se ha demostrado que el entorno grupal de apoyo de este tipo de clases alienta a las personas a darlo todo y las responsabiliza por presentarse.

"Eso tiene sentido porque probablemente te esforzarás más si alguien te mira por encima del hombro en lugar de jugar solo", dijo Yli-Piipari.

Pero los exergamers lo pasaron mejor y eso, junto con un sentido de propiedad sobre su rutina de ejercicios, hace que sea más probable que la mantengan y posiblemente estén más abiertos a otras actividades físicas en el futuro.  @mundiario

 

 

Los videojuegos activos proporcionan un entrenamiento alternativo
Comentarios