Buscar

MUNDIARIO

La verdadera razón por la que algunas personas odian el sonido de otros al masticar

Buenas noticias: si odias el sonido de la respiración agitada o el sorber sopa, no te estás volviendo loco. ¡En realidad es una señal de que eres súper inteligente!
La verdadera razón por la que algunas personas odian el sonido de otros al masticar
Una chica masticando chicle. / Pexels.com.
Una chica masticando chicle. / Pexels.com.

Sara Rada

Periodista.

¿No soportas la respiración ruidosa?, ¿el sonido de alguien comiendo chicle junto a ti hace que te hierva la sangre? Resulta que no estás solo, y hay una razón genuinamente científica de por qué.

Si te estremeces cuando alguien se rompe los nudillos, es posible que desees que te revisen por misofonia. Esta última es una anormalidad cerebral que crea "un odio a los sonidos como comer, masticar, respirar fuerte o incluso hacer clic con el lápiz", informa Time.

Aunque los investigadores acuñaron por primera vez el término misofonia en 2001, la comunidad médica siempre ha dudado de la legitimidad de la afección, pero gracias a una investigación reciente publicada en la revista Current Biology, ahora podemos decir con seguridad que los ruidos cotidianos pueden arruinar la vida de las personas.

Un equipo de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido examinó los escáneres cerebrales por resonancia magnética de aquellos con y sin misofonía mientras reproducían una variedad de sonidos. Los sonidos eran neutros (como lluvia o agua hirviendo), desagradables (un bebé llorando o una persona gritando) o sonidos desencadenantes (los sonidos de la respiración o la comida).

Los resultados: los investigadores notaron cambios significativos en la actividad cerebral de quienes padecen misofonia cuando escucharon un "sonido desencadenante". Resulta que las personas con misofonia tienen una diferencia en el desarrollo del lóbulo frontal de sus cerebros que hace que sus cerebros reaccionen severamente a esos desencadenantes. También les hace sudar y su frecuencia cardíaca aumenta.

"Para muchas personas con misofonía, esto será una buena noticia, ya que por primera vez hemos demostrado una diferencia en la estructura y función del cerebro en los pacientes", dijo. "Este estudio demuestra los cambios críticos en el cerebro como evidencia adicional para convencer a una comunidad médica escéptica de que se trata de un trastorno genuino", dijo el Dr. Sukhbinder Kumar, del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Newcastle y el Centro Wellcome para Neuroimagen en el University College de Londres.   @mundiario