El uso de aspirina está asociado con un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca

Aspirinas. / Pexels.com.
Aspirinas. / Pexels.com.
Según un nuevo estudio, el uso de aspirina aumenta la insuficiencia cardíaca en personas con al menos un factor predisponente para la afección.
El uso de aspirina está asociado con un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca

Un estudio publicado en ESC Heart Failure, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), encontró que el uso de aspirina se asocia con un aumento del 26% en el riesgo de insuficiencia cardíaca en personas con al menos un factor predisponente para la afección. Los factores predisponentes incluían el tabaquismo, la obesidad, la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

"Este es el primer estudio que informa que entre las personas con al menos un factor de riesgo de insuficiencia cardíaca, las que tomaban aspirina tenían más probabilidades de desarrollar posteriormente la afección que las que no usaban el medicamento. Si bien los hallazgos requieren confirmación, estos indican que es necesario aclarar el vínculo potencial entre la aspirina y la insuficiencia cardíaca", dijo el autor del estudio, el Dr. Blerim Mujaj, de la Universidad de Friburgo, Alemania. 

La influencia de la aspirina en la insuficiencia cardíaca es controvertida. Este estudio tuvo como objetivo evaluar su relación con la incidencia de insuficiencia cardíaca en personas con y sin enfermedad cardíaca y evaluar si el uso del fármaco está relacionado con un nuevo diagnóstico de insuficiencia cardíaca en personas en riesgo.


Quizá también te interese: 

Conoce el medicamento que puede aumentar el riesgo de un ataque cardíaco


El análisis incluyó a 30.827 personas en riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca que se inscribieron en el estudio Homage de Europa occidental y EE UU. "En riesgo" se definió como uno o más de los siguientes: tabaquismo, obesidad, presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y enfermedad cardiovascular. Los participantes tenían 40 años o más y no tenían insuficiencia cardíaca al inicio del estudio. El uso de aspirina se registró en el momento de la inscripción y los participantes se clasificaron como usuarios o no usuarios. Los participantes fueron seguidos por la primera incidencia de insuficiencia cardíaca fatal o no fatal que requirió hospitalización.

La edad promedio de los participantes fue de 67 años y el 34% eran mujeres. Al inicio del estudio, un total de 7698 participantes (25%) tomaban aspirina. Durante el seguimiento de 5.3 años, 1.330 participantes desarrollaron insuficiencia cardíaca.

Los investigadores evaluaron la asociación entre el uso de aspirina y la insuficiencia cardíaca incidente después de ajustar por sexo, edad, índice de masa corporal, tabaquismo, consumo de alcohol, presión arterial, frecuencia cardíaca, colesterol en sangre, creatinina, hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular y tratamiento con renina, bloqueantes de los canales de calcio, diuréticos, betabloqueantes y fármacos hipolipemiantes. Tomar aspirina se asoció de forma independiente con un aumento del 26% en el riesgo de un nuevo diagnóstico de insuficiencia cardíaca.

Para comprobar la coherencia de los resultados, los investigadores repitieron el análisis después de comparar los factores de riesgo de insuficiencia cardíaca entre los usuarios de aspirina y los no usuarios. En este análisis emparejado, la aspirina se asoció con un aumento del 26% en el riesgo de un nuevo diagnóstico de insuficiencia cardíaca. Para verificar más los resultados, se repitió el análisis después de excluir a los pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular. En 22.690 participantes (74%) libres de enfermedad cardiovascular, el uso de aspirina se asoció con un aumento del 27% en el riesgo de insuficiencia cardíaca incidente.

“Este fue el primer estudio grande que investigó la relación entre el uso de aspirina y la insuficiencia cardíaca incidente en personas con y sin enfermedad cardíaca y al menos un factor de riesgo. La aspirina se usa comúnmente y, en nuestro estudio, uno de cada cuatro participantes estaban tomando el medicamento. En esta población, el uso de aspirina se asoció con un incidente de insuficiencia cardíaca, independientemente de otros factores de riesgo”, dijo el Dr. Mujaj.

"Se necesitan grandes ensayos aleatorizados multinacionales en adultos con riesgo de insuficiencia cardíaca para verificar estos resultados. Hasta entonces, nuestras observaciones sugieren que la aspirina debe prescribirse con precaución en aquellos con insuficiencia cardíaca o con factores de riesgo para la afección", concluyó el autor del estudio.   @mundiario

 

 

El uso de aspirina está asociado con un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca
Comentarios