Usa la esperanza para salir adelante

Azul y Marrón Foto Año Nuevo Tarjeta (1)
Tarjeta. / Flor LaFuente.
Un método científico para convertir la esperanza en una herramienta práctica y progresar. / Crónicas honestas sobre la felicidad. 
Usa la esperanza para salir adelante

Cuando Pandora abrió la caja y dejó escapar de ella a todos los males y desgracias, asustada se apresuró a cerrarla y solo alcanzó a atrapar a la esperanza. Por eso dicen que es lo último que se pierde.

La esperanza es un concepto que ha sido muy investigado en el campo de la psicología positiva. Existen varias teorías sobre cómo podemos usar la esperanza como una herramienta para salir adelante en momentos difíciles. Recientemente, el psicólogo Dan Tomasulo unificó esas teorías en un único cuerpo con un método práctico para cultivarla.

De todas las emociones positivas, la esperanza es la única que se activa cuando el entorno es negativo. La necesitamos para sobrevivir. Pero no debemos confundir esperanza con fe ni optimismo en el futuro. Nos sentimos optimistas cuando creemos que sucederán cosas buenas. Tenemos fe cuando creemos que una fuerza superior a nosotros resolverá las cosas sin nuestras injerencia. Y sentimos esperanza cuando creemos que tenemos un rol en la construcción de ese futuro mejor, cuando sentimos que hay cosas que podremos controlar.

La esperanza es una habilidad que se aprende. En su investigación sobre lo que hacen las personas con alta esperanza, Tomasulo ha detectado siete decisiones clave que toman para progresar y no caer en una espiral descendente de negatividad. Estas decisiones se ven reflejadas en una actitud: estas personas avanzan hacia la adversidad, ven la dificultad como un desafío o una oportunidad. No son ciegas al problema, sino que evalúan qué pueden hacer para sortearlo.

LAS 7 DECISIONES

  1. Busca posibilidades: enfócate en lo que puedes controlar para cambiar la situación y no mires todo aquello que está fuera de tu control o es cosa del pasado.
  2. Nota lo bueno: cosecha las pequeñas cosas buenas de cada día con gratitud. Ha salido el sol, estás vivo, tienes un techo ahora. 
  3. Cultiva emociones positivas: el asombro, el interés, la gratitud, la alegría, el amor, la serenidad, el orgullo, la esperanza son emociones que flexibilizan y amplían nuestra capacidad cognitiva, nos hacen más creativos y ayudan a resolver problemas de maneras nuevas. Si intentamos experimentar un poco más de ellas cada día, nos haremos más fuertes.
  4. Usa tus fortalezas: no te enfoques en lo que te falta. Usa tus talentos, fortalezas y cualidades positivas; apóyate en lo que sabes hacer bien para salir adelante. 
  5. Recalibra tus metas: si el gran objetivo que te has planteado quedó lejos, planifica nuevamente y reduce tus expectativas. Desarticula ese objetivo en micro-metas mucho más cercanas en el tiempo y relacionadas con cosas que puedes controlar. Por ejemplo, ¿qué puedes hacer en las próximas dos horas, cuatro, 24? Responder mails, hacer unos llamados, organizar una reunión, ordenar papeles, tomarte un descanso. 
  6. Comprométete con un propósito: tener una Estrella Polar que te guía en la noche oscura es un consuelo y ayuda a mantener la frente en alto en las dificultades. ¿Qué quieres de la vida y dar a la vida?
  7. Cuida tus relaciones: las relaciones son el principal indicador de bienestar y felicidad en la vida. No es necesario tener muchas, lo importante es que sean reales, auténticas y positivas. Las buenas relaciones nos ayudan a alivianar nuestra carga. @mundiario

 

Usa la esperanza para salir adelante
Comentarios