Por si tenías dudas, los genes juegan un papel clave en los resultados del ejercicio

Ejercicio grupal. Depositphotos
Ejercicio grupal. Depositphotos
Un nuevo estudio confirma que los genes tienen un papel importante en la forma en que nuestros cuerpos responden al ejercicio y ha identificado una serie de genes que influyen en los resultados de diferentes actividades físicas.
Por si tenías dudas, los genes juegan un papel clave en los resultados del ejercicio

Una nueva investigación ha descubierto que los genes pueden explicar hasta el 72% de la diferencia en los resultados entre las personas después de un ejercicio físico específico. La investigación involucró datos de 3.012 adultos y ha identificado una serie de genes específicos que influyen en los resultados de diferentes actividades físicas.

La investigación, publicada en la revista PLOS ONE y dirigida por expertos del Centro de Ciencias del Deporte y el Ejercicio de Cambridge en la Universidad Anglia Ruskin (ARU) en Inglaterra, encontró que hasta el 72% de la diferencia entre las personas en el resultado de rendimiento después de un ejercicio específico puede deberse a diferencias genéticas.


Quizá también te interese: 

Según un estudio, las actividades en la naturaleza pueden reducir la ansiedad


Los científicos analizaron los resultados de 3.012 adultos de entre 18 y 55 años, que no habían participado anteriormente en el entrenamiento físico para determinar cómo nuestros genes pueden afectar tres tipos importantes de ejercicio físico.

La fuerza muscular, la aptitud cardiovascular y la potencia anaeróbica son factores clave en la configuración de la aptitud, el bienestar y la calidad de vida de un individuo, y todos los participantes mostraron mejoras después de su entrenamiento físico, pero en diversos grados, incluso cuando realizaban exactamente el mismo entrenamiento físico.

Los resultados

Al combinar datos de 24 estudios separados, los investigadores descubrieron que las diferencias genéticas son responsables del 72% de la variación en los resultados para las personas que siguen ejercicios idénticos diseñados para mejorar la fuerza muscular.

Mientras tanto, las variaciones genéticas causaron el 44% de las diferencias observadas después de los ejercicios de acondicionamiento cardiovascular, medidos a través de la prueba de VO2max (consumo de oxígeno), y el 10% de las diferencias en los resultados después de los ejercicios para mejorar la potencia anaeróbica, que es clave para el movimiento y la agilidad. Las variaciones restantes están influenciadas por otros factores como la dieta y la nutrición, la recuperación y las lesiones.

Cada gen posee alelos y el tipo de alelo puede influir en la eficacia de ese gen. Los investigadores creen que son estos alelos los que hacen que los cuerpos de las personas respondan de manera diferente a los mismos ejercicios. En total, el estudio identificó 13 genes y alelos asociados, como responsables de qué tan bien reacciona el cuerpo a la aptitud cardiovascular, la fuerza muscular y los ejercicios de potencia anaeróbica.

Rutinas de ejercicio para un genotipo específico

Los investigadores sugieren que las pruebas genéticas podrían permitir que los ejercicios se adapten para que sean más efectivos para cada individuo, en lugar de un ejercicio genérico para todos. Esto podría beneficiar a todos, desde pacientes hospitalarios en rehabilitación hasta deportistas de élite.

El autor principal e investigador de posgrado de la Universidad Anglia Ruskin (ARU), Henry Chung dijo: "Sabemos que el ejercicio es bueno para nosotros, pero todos mejoramos a ritmos diferentes, incluso cuando seguimos regímenes de entrenamiento idénticos. Esto significa que hay otros factores en juego. [...] Nuestro estudio encontró 13 genes que tienen un papel en los resultados del ejercicio, y descubrimos que los alelos específicos contenidos en estos genes son más adecuados para ciertos aspectos del ejercicio”.

Debido a que la composición genética de cada persona es diferente, nuestros cuerpos responden de manera ligeramente diferente a los mismos ejercicios. Por lo tanto, debería ser posible mejorar la efectividad de un régimen de ejercicio identificando el genotipo de alguien y luego adaptando un programa de entrenamiento específico solo para ellos.

"Esto podría beneficiar particularmente a aquellos que necesitan ver mejoras en un corto período de tiempo, como los pacientes del hospital o los deportistas de élite, donde las mejoras podrían significar la diferencia entre el éxito y el fracaso", concluyó Chung.  @mundiario

 

 

Por si tenías dudas, los genes juegan un papel clave en los resultados del ejercicio
Comentarios