Buscar

La situación legal de los casinos online en América Latina

Los casinos online tienen cada vez más fuerza en todo el mundo, aunque todavía sigue existiendo una gran diferencia entre países de la misma zona, como sucede en Latinoamérica.

La situación legal de los casinos online en América Latina
América Latina, en el objetivo del juego online.
América Latina, en el objetivo del juego online.

Firma

Javier Fernández

Javier Fernández

Coordina el Área de Comunicados y escribe contenidos patrocinados en MUNDIARIO.

Una de las industrias con mayor crecimiento a nivel mundial es la del entretenimiento online. En concreto, el mercado de las apuestas por internet se ha consolidado como uno de los mercados más dinámicos y con crecimiento constante a nivel global. Ese crecimiento es en parte debido a la capacidad de innovación que ha mostrado la industria en los últimos años, con las apuestas de eSports, el gran boom de los casinos con criptomonedas, juegos de casino en vivo e incluso la realidad virtual, que son innovaciones con fuerte impacto en la industria de los casinos online. Sin embargo, existe un gran freno para la óptima expansión de la industria de apuestas online; la inestabilidad del marco regulatorio a nivel internacional e incluso en muchos casos a nivel local. En este artículo nos enfocaremos en una de las regiones que más desafíos presenta en términos de legislación y regulación para casinos en línea: América Latina.

La forma en la cual están reguladas las apuestas varía de un país a otro, pero existen varios casos iguales o muy similares. De hecho, en la mayoría de los países latinoamericanos tienen el mismo perfil de falta de regulación. La mayoría de los países optaron por no crear una legislación especial para las apuestas por internet, sino que incluyeron una cláusula a su regulación de casinos físicos en la cual estas empresas deben someter sus servicios online a la misma regulación que sus servicios en establecimientos físicos. El resultado: solo las empresas con sede en el país correspondiente están reguladas, mientras que todos los casinos internacionales con sede en otros países pueden ofrecer sus servicios a los residentes del país en cuestión, ya que no existe ninguna regulación pertinente para ellos. Algunos de los países latinoamericanos que cuentan con este perfil de falta de regulación son: México, Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador. Hay algunos países que han buscado mejorar la regulación de la industria de apuestas en línea para promover el crecimiento económico de esta industria a nivel local y de los cuales se pueden esperar cambios normativos muy pronto, tal es el caso de Perú.

Existen algunos países que enfrentan otro reto al tener que unificar las regulaciones regionales o provinciales en esta materia. Países como Argentina tienen el mismo modelo que Estados Unidos: provincia/estado tiene autoridad para decidir y regular la industria de apuestas dentro de su territorio y eso evidentemente impacta en el sector de apuestas online.

En una industria que demanda una colaboración internacional para asegurar un crecimiento sostenible y responsable, el no contar con una sólida legislación a nivel nacional urge un debate para propiciar el crecimiento formal de la industria. Tomando el caso de Argentina hay que considerar que una empresa que quiera invertir en crear sede en el país y ofrecer servicios de apuestas por internet podría solamente ofrecerlos dentro de la provincia donde se encuentre su sede, o deberá tramitar permisos en cada una de las provincias. Es difícil pensar en un freno más grande para el crecimiento de esta industria, cuando su crecimiento es constante y su expansión no tendrá fin pronto.

Se puede ver que en general los países latinoamericanos al igual que muchos mercados internacionales de apuestas han pasado de legislaciones restrictivas a nuevos marcos regulatorios más permisivos, aunque esto no siempre ha sido de manera paulatina u oportuna. Brasil, por ejemplo, está afrontando una de las transiciones regulatorias más difíciles de Latam ya que su legislación prohibía cualquier tipo de apuestas tanto físicas como por internet. Dicho marco legislativo dio lugar a un gran mercado negro de apuestas que tiene gran popularidad en el país y conforme esta industria crece, también lo hacen todos los problemas que conlleva dicha actividad ilegal. Actualmente la industria de apuestas online tiene los ojos puestos en Brasil ya que se espera una reforma que acabe con las restricciones que han dañado a la industria física de las apuestas y se tienen grandes expectativas ante una legislación vanguardista que incluya las apuestas online.

Una clara legislación con un marco regulatorio bien implementado trae beneficios para todos los integrantes de la industria. Por un lado, los usuarios pueden estar más tranquilos al saber que sus apuestas serán legales y tendrán el respaldo de instituciones que evitan fraudes, uso inadecuado de información e incluso prevención de ludopatía. Los empresarios de la industria de apuestas también obtienen beneficios de una buena regulación que les permite llegar a más clientes potenciales. Y finalmente, los gobiernos latinoamericanos se benefician al poder recaudar impuestos de una industria multimillonaria que puede ser un gran motor en inversión en el marketing y en la propia generación de empleo.