Sentarse a menudo está vinculado a un aumento de depresión y ansiedad

Una persona sentada. / Pexels.com.
Una persona sentada. / Pexels.com.

Una nueva investigación sobre el sedentarismo que las personas han desarrollado en los últimos dos años podría contribuir a ayudar a las personas a mejorar su salud mental.

Sentarse a menudo está vinculado a un aumento de depresión y ansiedad

Durante el brote inicial de la Covid-19 en marzo de 2020, muchas personas de repente se volvieron más sedentarias al adherirse a las órdenes de quedarse en casa u optar por aislarse por sí mismas. Una investigación publicada recientemente encontró que las personas que continuaron pasando una mayor cantidad de tiempo sentadas en las semanas siguientes tenían más probabilidades de tener síntomas más altos de depresión. 

"Sentarse es un comportamiento disimulado. Es algo que hacemos todo el tiempo sin pensar en ello", dijo Jacob Meyer, profesor asistente de kinesiología en la Universidad Estatal de Iowa (ISU, por sus siglas en inglés) en EE UU y autor principal del artículo. 

Como director del Laboratorio de Bienestar y Ejercicio en ISU, Meyer y su equipo analizan cómo la actividad física y los comportamientos sedentarios se relacionan con la salud mental y cómo los cambios en ellos influyen en la forma en que las personas piensan, sienten y perciben el mundo.


Quizá también te interese: 

El estrés de los padres por Covid-19 afecta los hábitos de alimentación de los niños


Para obtener una instantánea de esos cambios, Meyer y un equipo de investigadores recibieron respuestas a la encuesta de más de 3.000 participantes del estudio de los 50 estados y el Distrito de Colombia. Los participantes informaron por sí mismos cuánto tiempo dedicaron a realizar actividades, como sentarse, mirar pantallas y hacer ejercicio, y cómo se compararon esos comportamientos con los tiempos previos a la pandemia. Usando escalas clínicas estándar, también indicaron cambios en su bienestar mental como depresión, ansiedad, sentirse estresado o sentirse solo. 

"Sabemos que cuando la actividad física de las personas y el tiempo que pasan frente a la pantalla cambian, eso está relacionado con su salud mental en general, pero en realidad no hemos visto datos de una gran población como esta en respuesta a un cambio abrupto antes", dijo Meyer.

Los datos de la encuesta mostraron que los participantes que cumplían con las pautas de actividad física de EE UU (es decir, de 2.5 a 5 horas de actividad física moderada a vigorosa cada semana) antes de la pandemia disminuyeron su actividad física en un 32%, en promedio, poco después de las restricciones relacionadas con Covid-19 entraran en vigor. Los mismos participantes informaron sentirse más deprimidos, ansiosos y solitarios. 

El último artículo de Meyer en Frontiers in Psychiatry sirvió como seguimiento para ver si los comportamientos y la salud mental de los participantes cambiaron con el tiempo. Los participantes completaron la misma encuesta cada semana entre abril y junio.

"En el segundo estudio, encontramos que, en promedio, las personas vieron mejorar su salud mental durante el período de ocho semanas. La gente se adaptó a la vida durante la pandemia, pero para las personas cuyo tiempo de estar sentado se mantuvo alto, sus síntomas depresivos, en promedio, no se recuperaron de la misma manera que los demás",  dijo Meyer. 

Los participantes que continuaron pasando una gran parte de su día sentados experimentaron mejoras de salud mental. Meyer enfatizó que encontrar una "asociación" entre estar sentado y la salud mental no es lo mismo que decir que estar más sentado causa depresión. En cambio, dijo que es posible que las personas que estaban más deprimidas se sentaran más, también pudo ser que las personas que estaban más sentadas se deprimieran más o, pudo haber algún otro factor que los investigadores no identificaron.

Meyer dijo que tanto comenzar como dejar un hábito es muy difícil, incluso cuando alguien quiere cambiar su comportamiento, pero espera que más personas reconozcan que incluso un poco de movimiento puede mejorar su estado de ánimo y salud mental, y tratarán de encontrar formas de incorporarlo en su día.

Lo recomendable es que las personas tomen descansos cuando estén sentadas durante largos períodos de tiempo. "Si ya no caminas por el pasillo para las reuniones presenciales, aún puedes incorporar ese descanso de estar sentado dando un breve paseo antes y después de tu llamada de Zoom", dijo Meyer.

Las personas que trabajan desde casa pueden intentar caminar alrededor de la cuadra antes y después de la jornada laboral para imitar su rutina antes de la pandemia, lo que, según Meyer, puede beneficiar a las personas física y mentalmente. 

Meyer y sus colegas investigadores publicaron sus hallazgos en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública el año pasado.  @mundiario

 

 

Sentarse a menudo está vinculado a un aumento de depresión y ansiedad
Comentarios