¿Sabías que añadir un contacto a un grupo de WhatsApp sin su consentimiento es un delito?

Grupo de Whatsapp. / RR SS.
Grupo de Whatsapp. / El País

La Agencia Española de Protección de Datos ha dejado claro que este hecho vulnera la Ley de Protección de Datos y puede ser denunciado. Las multas ascienden hasta los 300.000 euros.

¿Sabías que añadir un contacto a un grupo de WhatsApp sin su consentimiento es un delito?

Los grupos de WhatsApp pueden ser muy útiles para compartir información importante con los contactos, y también pueden ser una pesadilla. Seguramente te ha pasado que más de una vez te han incluido en un chat común cuyo origen desconoces, o que no te interesa en lo mínimo.

También es posible que quizás seas de los discípulos del otro extremo, es decir, de aquellos que agregan a todos sus contactos a las listas sin pedir permiso antes. Pues bien, en cualquiera de los dos casos, desde ahora deberías comenzar a tomar en cuenta algo: añadir un contacto a un grupo de WhatsApp sin su consentimiento es un delito.

Así lo ha dejado claro la Agencia Española de la Protección de Datos, que ha concluido, luego de estudiar un polémico caso, que incluir a las personas en un chat común sin pedirle permiso antes figura como una clara violación a los derechos frente a la Ley de Protección de Datos. Las condenas no han sido detalladas –de momento- pero es un hecho que las multas pueden ascender hasta los 300.000 euros.

Para entender la historia que dio pie a esta insólita resolución condenatoria es preciso mirar el caso de un concejal de Boecillo, Valladolid, España; que fue presentado ante las autoridades por crear un grupo con 255 personas para, supuestamente, informarles sobre las diversas actividades de la localidad. Sin embargo, a uno de los integrantes la idea no le hizo mucha gracia.

Según ha declarado el ayuntamiento a las autoridades, la intención del creador del grupo no era tal, sino más bien crear una lista de difusión para compartir novedades del pueblo. Tras su equivocación, el representante no encontró una mejor solución que huir, por lo que procedió a abandonar el grupo, seguramente creyendo que con ello acabaría con el caos. Por supuesto, no fue así. Como sabemos, cuando el creador abandona el grupo éste no desaparece, sino que la administración del mismo pasa a manos de otro de los usuarios.

Los mensajes comenzaron a llegar en masa y cuando el concejal intentó remediar todo ya era demasiado tarde. Una de las personas agregadas decidió no pasar por alto el atrevimiento y tomó cartas en el asunto acudiendo a la AGPD. Luego de aportar todo tipo de pruebas para dejar claro que el delegado del pueblo no tenía ningún consentimiento para añadirle al mencionado grupo, la Agencia falló a su favor.

En esa línea, las autoridades fueron contundentes: es necesario recabar el permiso explícito de cada usuario porque cualquier integrante del grupo puede ver el número de teléfono de los demás, un dato de carácter personal protegido por ley y cuyo uso sin permiso supone una grave violación.

Al final la Agencia decidió no imponer ninguna sanción al ayuntamiento, debido a que se logró eliminar a todos los participantes del grupo en un corto tiempo. Pero lo realmente seguro es que desde ahora el concejal implicado – y todos- seremos más cuidadosos al momento de manejar los amados y odiados grupos de Whatsapp. @mundiario

¿Sabías que añadir un contacto a un grupo de WhatsApp sin su consentimiento es un delito?
Comentarios