Buscar

MUNDIARIO

¿Sabes cómo superar la nostalgia en Navidad?

La llegada de regalos, la emoción de los más pequeños de la casa, los deseos de año nuevo, las felicitaciones, las reuniones con amigos, las cenas de empresa, y un largo etcétera se conjugan alrededor de las últimas semanas del año.
¿Sabes cómo superar la nostalgia en Navidad?
Una imagen navideña. / RR SS
Una imagen navideña. / RR SS

Maira Perozo

Periodista.

La Navidad  es sinónimo de alegría, ilusiones, esperanza y de reencuentros. Sin embargo para muchos la fecha evoca la nostalgia. Ha sido descrito como un sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo querido.

La llegada de regalos, la emoción de los más pequeños de la casa, los deseos de año nuevo, las felicitaciones, las reuniones con amigos, las cenas de empresa, y un largo etcétera se conjugan alrededor de las últimas semanas del año.

El escenario se viste de felicidad: los anuncios en televisión, las oficinas decoradas, las calles iluminadas, la música por todas partes. No obstante, hay personas que mientras más lo piensan, tienden a deprimirse, entristecerse. De seguro se preguntan ¿Por qué me siento nostálgica en la época más feliz del año? En esa línea la psicóloga Adriana Reyes, recomienda intentar no juzgar ni luchar contra la nostalgia. "Date cuenta de lo que te está provocando esa nostalgia aquí y ahora. Qué mensaje te está transmitiendo. De qué te está protegiendo".  

Ciertamente muchas emociones confluyen en torno a la fecha: el estrés por todos los planes que apuntan los encuentros y la cena propia de la Navidad, a ello se suman las salidas imprevistas y el encuentro con grandes aglomeraciones. Florece la tristeza producto de la nostalgia al recordar otros tiempos y hasta los seres querido que no están físicamente aquellos que están presentes aún en la distancia. Todo suma para que la melancolía invada nuestra mente y todo lo asociamos a la nostalgia de la Navidad.

La nostalgia y el balance de todo lo bueno

Somos amos de nuestras decisiones y esclavos de sus consecuencias. Entonces, así como suena prepara una ¡Feliz Navidad! aunque estés triste. Puedes celebrar con tu familia aunque no esté unida. En la distancia, las telecomunicaciones avanzan más cada día y con ello la posibilidad de unir seres a miles de kilómetros de distancia. También puedes preparar la cena de Navidad perfecta para ti. Sola, acompañada de tus seres queridos o de tus nuevos amigos. Además debemos hacer un esfuerzo y cumplir con los eventos a los cuales nos invitan, esos que te sacan risas desde el fondo.

No podemos cambiar las situaciones que nos invadan de nostalgia, pero sí podemos aprender a dominar las emociones que nos generan. Glenda Travieso, autora del libro Sanar es una elección, considera que casi siempre la melancolía que manifestamos en Navidad se trata de un simple bajón emocional. Sin embargo cree que no debemos subestimar este estado depresivo y lo mejor es enfrentarlo con una actitud positiva. "Ten presente también que si la tristeza se prolonga y además viene acompañada con otros síntomas, quizás debas buscar ayuda", refiere.

Ahora bien, Navidad y la transición al nuevo año es un momento de reflexión donde nos paseamos por los 12 meses del año. Cómo ha sido y allí veremos lo bueno, lo malo, lo alcanzado y lo que se quedó por hacer. No debemos quedarnos con lo negativo, sino acentuar lo positivo, metas alcanzadas, nos agradeceremos los esfuerzos realizados, las personas que nos han apoyado, la salud que hemos tenido. Sin duda lo vacío es necesario como paso al éxito, como aprendizaje al nuevo porvenir. Todo lo demás quedará en nuestro corazón. Así que a vivir cada día que resta para la noche especial de Navidad. @mundiario