Buscar

MUNDIARIO

¿Romper con un socio? El número impar menor a tres

Las relaciones humanas que hoy suman, pueden mañana dividir. Si los conflictos afectan al normal rendimiento de la empresa, dificultan las relaciones laborales y merman el bienestar personal, es mejor optar por la ruptura.
¿Romper con un socio? El número impar menor a tres
Apretón de manos. / Charles Deluvio. / Unsplash
Apretón de manos. / Charles Deluvio. / Unsplash

Firma

Estrella Flores-Carretero

Estrella Flores-Carretero

La autora, ESTRELLA FLORES-CARRETERO, es columnista en MUNDIARIO. Es una alta ejecutiva de empresas de EE UU y España, es miembro del board de Cala Enterprises, presidenta de la agencia de representación Cala Speakers, de la Fundación Montaigne y del Instituto Europeo de Inteligencias Eficientes. Es doctora en Psicología y lleva 30 años dirigiendo empresas. Ha publicado tres novelas: Días de sal, Duele la noche y Piel de agua, esta última adquirida por Penguin Ramdom House para EE UU y Latinoamérica, número uno de ventas en Amazon. Ha sido entrevistada en periódicos, revistas, radios y televisiones de todo el mundo. @mundiario

Cuando una persona se une a otra en la creación de un negocio es porque, juntos, duplicarán su capacidad de acción empresarial. Estar acompañados en el proceso supone redoblar el esfuerzo, la estrategia, las aportaciones de todo tipo. Pero esto no siempre ocurre. En ocasiones, las visiones que confluían en un principio se vuelven divergentes.

Los seres humanos somos los más sociales de todas las especies animales. Necesitamos de los demás para sobrevivir en nuestro largo e indefenso camino hasta la etapa adulta. No podemos desarrollarnos como personas sin establecer lazos afectivos y nos resultaría imposible alcanzar metas, enriquecer ideas… sin apoyarnos en los demás.

Pero las relaciones humanas que hoy suman, pueden mañana dividir. Si los conflictos afectan al normal rendimiento de la empresa, dificultan las relaciones laborales y merman el bienestar personal, es mejor optar por la ruptura.

No voy a hablar de los mecanismos legales para disolver una sociedad, que no son mi competencia, sino de los recursos emocionales para no resultar herido en el proceso de separación.

Estar seguros. Lo ideal sería que las personas que participan en una empresa pudieran solucionar sus diferencias y afianzar su unión para lograr los objetivos propuestos. En toda relación humana surgen crisis que, con frecuencia, se pueden superar. Para ello, hay que ser capaces de hablar claramente y plantear las diferencias en cuanto a expectativas, estrategias y dedicación. Es preciso tener un buen entrenamiento emocional que permita gestionar los desacuerdos para lograr el consenso y la pervivencia de la corporación. En ocasiones, lo más útil es recurrir a un mediador externo. Existen terapias para sociedades que analizan las amenazas para el buen funcionamiento empresarial, las diferencias en los objetivos, la desigualdad en la dedicación… y también los problemas personales más comunes, como falta de comunicación, desmotivación, rivalidad.

Dar el paso. Cuando la separación es la mejor opción posible, no hay que perder el tiempo. Prolongar una agonía nunca es una buena idea. Con independencia de los trámites administrativos para cambiar la sociedad, es indispensable saber manejar las emociones para hablar con claridad, abordar las conversaciones incómodas con valentía y asertividad, sin dañar a la otra parte, pero sin renunciar a los propios derechos. Se trata de poder establecer pactos en los que ambos puedan ganar sin caer en el enfrentamiento personal.

Mirar al futuro. En mi opinión, el mundo es realmente pequeño para enemistarse con nadie. Y la vida corta. ¡Quién sabe si más adelante nos encontraremos de nuevo en otros negocios! El rencor y el resentimiento son emociones que solamente dañan a quien las sufren. Es innecesario, inútil e inconveniente hablar mal de otros o perseguir la venganza. Hay que cerrar etapas sin rencores, asumiendo que alguna responsabilidad tenemos nosotros también. En las sociedades, como en los matrimonios, hay que saber pasar página.

Tener un plan B. La decisión de romper con un socio siempre es una ventaja si no estás bien con él o con ellos. Emprender un camino separado o buscar otro socio.

Y la próxima vez, no olvidemos nunca las sabias palabras de Fernando Trías de Bes: «Los criterios más importantes para escoger socios son, por este orden: honradez y valores alineados con los suyos». Pero los valores también cambian con los años y, entonces como en mi caso, te vuelves mayor y decides no tener socios.

Mi fórmula ahora es la de asociación por proyectos, y me funciona muy bien. Aprendí que mi fórmula favorita de socios es "un número impar menor a tres". Ahí jamás hay problemas de romper empresas. @mundiario