Prótesis dental fija o removible: ¿cuál es mejor?

Hombre en el dentista. / Shutterstock
Hombre en el dentista. / Shutterstock
El hecho de que podamos emplear los implantes como si se trataran de nuestros dientes naturales es la principal ventaja que muchos valoran a la hora de decidirse por ellos.
Prótesis dental fija o removible: ¿cuál es mejor?

Cada vez tenemos más opciones a la hora de recuperar nuestra dentadura junto con toda su belleza y funcionalidad. Así, entre las prótesis dentales fijas y las extraíbles parece andar el juego. Por lo tanto, si eres de los que duda entre ambas, ya te adelantamos que todo dependerá de tus circunstancias, ya que ambas posibilidades cuentan con innumerables ventajas y, por supuesto, algún inconveniente que no vamos a guardarnos en el tintero.

En primer lugar, analizaremos los implantes dentales. Estos nos permiten volver a lucir nuestros dientes con la ayuda de una prótesis que se adhiere a las encías con unos implantes que van anclados previamente al maxilar e integrados en el hueso. Tal y como explica el odontólogo Rafael Alvarado, especialista en implantología en Vitaldent, “existen muchos conceptos ligados a esta técnica que desconocemos. Uno de ellos es el de la osteointegración que podemos definir como el proceso en el que el hueso se une con la raíz de titanio del implante”.

Por lo tanto, si el tratamiento se salda con éxito, apenas hay diferencias con unos dientes naturales, ya que podemos actuar como si se tratara de nuestra propia dentadura. Eso sí, sin perder de vista los consejos de cuidado e higiene que son esenciales para su correcto mantenimiento.

Sin duda, el hecho de que podamos emplear los implantes como si se trataran de nuestros dientes naturales es la principal ventaja que muchos valoran a la hora de decidirse por ellos. Aunque, por supuesto, los implantes dentales no están exentos de inconvenientes. Aunque son pocos, debemos tenerlos muy en cuenta:

  • No siempre es el tratamiento más indicado porque ciertas personas no podrán someterse a una cirugía para su colocación. Es el odontólogo quien tendrá que decidirlo. Así, valorará aspectos como la pérdida de masa ósea a causa de una enfermedad periodontal o periodontitis.
  • Es un tratamiento económicamente más costoso que una prótesis removible.

Por su parte, las prótesis removibles pueden ser totales y parciales y se adhieren a la encía con ayuda de conectores sujetos a los dientes sanos. Además, se elaboran a medida de las necesidades del paciente.  

Además, suelen ofrecer un precio relativamente económico. Sin embargo, los inconvenientes están a la vuelta de la esquina. ¿Los vemos?

  • Es más incómoda.
  • Debe quitarse para limpiarse al menos una vez al día o después de cada comida.
  • No se puede dormir con la prótesis removible y hay que extraerla antes.
  • Es menos resistente que una prótesis fija y con el tiempo sufre un mayor desgaste.

Dicho todo esto, parece que nuestra salud bucodental, nuestra disponibilidad e incluso un bolsillo más o menos holgado, determinarán nuestras opciones. Pero estamos seguros que cualquiera de las dos colmará nuestras expectativas.

Prótesis dental fija o removible: ¿cuál es mejor?
Comentarios