La protagonista de este meme logró venderlo por $500.000

Imagen del meme "La chica del desastre". / RRSS.
Imagen del meme "La chica del desastre". / RRSS.
La imagen fue tomada hace 15 años y desde entonces le ha dado la vuelta al mundo y se ha convertido en objeto de diversas ediciones en redes sociales.
La protagonista de este meme logró venderlo por $500.000

La protagonista de "la chica del desastre" como algunos la llama o "Disaster Girl" en inglés, Zoë Roth ya tiene 21 años y es conocida por su viral imagen en donde aparece sonriente mientras de fondo hay una casa en llamas. El meme le ha dado la vuelta al mundo y cientos de personas ha generado ediciones sobre la misma imagen para compartirlas en redes sociales.

Lo cierto es que en ese momento tenía tan solo cuatro años de edad y fue su papá quién capturó el momento en una fotografía, sin saber que en un futuro (hoy en día) la chica lograría vender la copia original por 500.000 dólares. ¿Increíble no?

Seguro ninguno de los dos se imaginó en algún momento que por tomar esa foto, podría obtener la suma de dinero.

La imagen fue tomada en el año 2005 en una pequeña localidad de Carolina del Norte y lo mejor es que logró el primer puesto en un concurso y hasta el día de hoy definitivamente sigue siendo uno de los memes favoritos de las personas, además también ha sido uno de los primeros de la historia en venderse como NFT (non fungible tokens), exactamente por 180 unidades de la criptomoneda Ether el día 17 de abril. 

La empresa que compró el meme se llama 3F Music, y es un estudio musical con sede en Dubái.

NFT es un método que se ha utilizado también para subastar el primer tuit de la historia o la obra Everydays: The First 5000 Days del artista Beeple. Por ello resaltan que esta imagen se ha convertido en uno más de los objetos virtuales que se han vendido a través de los famosos sistema. Lo que quiere decir que este nuevo mercado asocia los objetos en cuestión a un certificado de autenticidad basado en tecnología Blockchain, evitando que se produzcan duplicados y de cierta forma, permite a los protagonistas venderlos como obras de arte.

Pero este negocio no solo quedó en la venta... la imagen original aún pertenece a la familia, y aunque Roth vendió la copia original por la suma de dólares que equivale a 415.000 euros, su familia aún es dueña de los derechos de autor y obtendrá el 10% de los futuros beneficios que retribuya.

Parece que al final no es tan mala idea convertirse en un meme ¿cierto? @Mundiario

La protagonista de este meme logró venderlo por $500.000
Comentarios