Buscar

MUNDIARIO

Otra razón por la que deberías dejar los dulces (que no está relacionada con la salud)

Un estudio recientemente publicado sugiere que podría haber otros alimentos en los que enfocarnos si estamos tratando de ser conscientes del medio ambiente.

Otra razón por la que deberías dejar los dulces (que no está relacionada con la salud)
Dulces. Pexels.
Dulces. Pexels.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Cuando pensamos en los peores alimentos para el planeta, la carne ha tenido una mala reputación en términos de su huella de carbono, pero un estudio recientemente publicado sugiere que podría haber otros alimentos en los que enfocarnos si estamos tratando de ser conscientes del medio ambiente.

Según una investigación de la Universidad de Sheffield y el Instituto de Investigación para la Humanidad y la Naturaleza, los hogares que consumen más alcohol y dulces suelen tener una mayor huella de carbono.

Una sorpresa no tan dulce

Los investigadores reunieron datos sobre las dietas de 60.000 hogares japoneses a través de las 47 regiones del país, específicamente observando sus huellas de carbono. Los expertos descubrieron que los hogares con mayor huella de carbono consumían de dos a tres veces más alcohol y dulces que los hogares con menor huella de carbono.

Además, el alcohol y los dulces parecían tener más impacto en las huellas de carbono que el consumo de carne. A pesar del consumo de carne relativamente constante en todo Japón, las huellas de carbono todavía eran variadas, destacando el alcohol y los dulces como factor contribuyente. De hecho, este estudio sugiere que la carne podría representar menos del 10% de las diferencias de huella de carbono en los hogares japoneses.

Desafiando la opinión popular

Se ha aceptado ampliamente que reducir la carne es una excelente manera de reducir tu huella de carbono. El investigador principal Keiichiro Kanemoto todavía recomienda limitar su consumo. "La carne es un alimento con alta huella de carbono", señala. "Reemplazar el consumo de carne roja con carne blanca y vegetales reducirá la huella de carbono de una familia".

Sin embargo, estos hallazgos muestran cómo las dietas conscientes del planeta no siempre son en blanco y negro, con una serie de factores que contribuyen a la huella de un hogar.

"Todos los países enfrentan desafíos sobre cómo cambiar las dietas para que sean más saludables y sostenibles. Esta evidencia de Japón demuestra que la investigación puede ayudarnos a identificar en qué centrarnos", dice Kanemoto. "Los mismos patrones de cambio en la dieta en términos de azúcar, alcohol y comida deben considerarse en el Reino Unido, Australia, Estados Unidos y Europa".

¿Qué podemos hacer?

Estos hallazgos pueden ser desalentadores si te subes al tren sin carne por el bien del medio ambiente, pero definitivamente no estamos diciendo que comiences a encender la parrilla.

"Si nos tomamos en serio la reducción de nuestras huellas de carbono, entonces nuestras dietas deben cambiar", dice Kanemoto. "Nuestros hallazgos sugieren que las huellas altas en carbono no son solo un problema para un pequeño número de amantes de la carne en Japón. Sería mejor apuntar a alimentos menos nutritivos que se consumen en exceso en algunas poblaciones".

Por esa razón, los investigadores sugirieron la posibilidad de un impuesto al carbono para estos alimentos menos nutritivos. "Si pensamos en un impuesto al carbono, podría ser más prudente apuntar a los dulces y al alcohol si queremos un sistema progresivo", señala Kanemoto.

Pero en cuanto a limitar nuestras huellas de carbono a diario, una combinación de reducir la carne, el alcohol y los dulces, junto con la realización de cambios sostenibles en el lugar de trabajo y en el hogar, son excelentes maneras de aportar tu granito de arena.   @mundiario