La OMS alerta sobre los peligros y la caída de la actividad física en el siglo XXI

Mujer haciendo ejercicio. Ciplastic.
Mujer haciendo ejercicio. / Ciplastic.

Es el primer estudio en su tipo, y adelanta que el sedentarismo será uno de los peores problemas que enfrentarán lo humanos. La falta de ejercicio afecta mayormente a las mujeres, según detalla el informe.

La OMS alerta sobre los peligros y la caída de la actividad física en el siglo XXI

El primer estudio a escala global analiza la evolución de la actividad física de las personas en todo el mundo ha detallado que el porcentaje elevado de personas que viven en países desarrollados están en riesgo de enfermar por culpa del sedentarismo. Las principales víctimas están siendo las mujeres, que según el análisis realizan mucho menos ejercicio. El trabajo abarca a millones de personas y ha sido realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y fue publicado en The Lancet.

La investigación deja saber que un cuarto de la población (27,5%), equivalente a 1.400 millones de personas, tienen su salud en riesgo debido a la falta de actividad física. El mayor problema es que en lo que va de siglo, la situación no ha mejorado. “Entre 2001 y 2016, los niveles de insuficiente actividad física han disminuido solo ligeramente y de forma insignificante”, dice la OMS.

La marca de referencia del estudio data del 2001, cuando el porcentaje se ubicaba en 28,5%, desde allí la OMS esperaba reducir en 10 puntos la tasa de sedentarismo para el 2025, algo que ya reseñan como un imposible. El género femenino es el más afectado, superando a los hombres por ocho puntos en la tasa de inactividad.

Hay dos puntos que engloban el fracaso de la actividad física a nivel mundial. En primer lugar que las mujeres sean las más perjudicadas y que dicha situación se haya ampliado durante el actual siglo XXI. En 2001, las mujeres inactivas poseían un porcentaje de hasta el 31,5%, mientras que los hombres inactivos representaban el 25,5%. En 2016, la situación fue más positiva para los hombres que pasaron al 23,4%, mientras que las mujeres quedaron prácticamente igual con el 31,7%.

Las normas culturales, los roles tradicionales o la falta de apoyo social y comunitario pueden llevar a una participación reducida en la actividad física entre las niñas y las mujeres. Es necesario comprender y abordar estas barreras para planificar y ofrecer acciones culturalmente sensibles para apoyar el cambio de comportamiento”, dice el informe. De los 168 países estudiados, solo en nueve de ellos las mujeres cuentan con un mejor porcentaje que los hombres, como en Finlandia o China.

La coautora de la investigación, Fiona Bull, expresó en una nota para The Lancet lo siguiente: “Abordar estas desigualdades en los niveles de actividad física entre hombres y mujeres será fundamental para alcanzar los objetivos globales de actividad y requerirá intervenciones para promover y mejorar el acceso de las mujeres a oportunidades que sean seguras, asequibles y culturalmente aceptables”.

En España, el porcentaje masculino se sitúa en el 22,9%; mientras que el de las mujeres es del 30,5%. Asimismo, en los países ricos no solo cuentan con un gran índice de sedentarismo, también empeoran la situación. “Deben desarrollarse políticas nacionales para fomentar los modos de transporte no motorizados, como caminar y andar en bicicleta”, expresa la OMS. Los países ricos donde es mayor la inactividad física son occidentales y latinoamericanos, donde lideran la lista EE UU, Argentina, Nueva Zelanda, Brasil y Alemania.

En los países más ricos, la transición hacia ocupaciones más sedentarias y el transporte motorizado personal probablemente explica los niveles más altos de inactividad. Por el contrario, en los países de bajos ingresos, se realizan más actividades en el trabajo y para el transporte; sin embargo, estos comportamientos están cambiando rápidamente”, advierte el estudio. Y continua: “Deben desarrollarse políticas para promover la participación en la recreación activa y los deportes en el tiempo libre”.

La investigación advierte que la inactividad física no solo genera obesidad, también puede propiciar problemas hipertensión, infartos, síndrome metabólico, diabetes de tipo 2, y algunos tipos de cáncer como de colon o mama. @mundiario

La OMS alerta sobre los peligros y la caída de la actividad física en el siglo XXI
Comentarios